03Dic. 20

Trocanteritis, ¿qué debes saber?



Si sientes dolor en la región de la cadera, puede que sea trocanteritis, un tipo de bursitis que se intensifica al subir escaleras, pasar mucho tiempo sentado o agacharse

La trocanteritis es más frecuente en mujeres

La trocanteritis o bursitis trocantérea es una inflamación en la región de la cadera. Se produce en la bursa o bolsa sinovial (saco lleno de fluido) que reduce la fricción entre los músculos y huesos del trocánter mayor (saliente óseo que se encuentra en la parte superior del fémur).

El síntoma principal es el dolor a punta de dedo sobre el trocánter. Tal como explica el el Dr. Manuel González Murillo en el vídeo, el dolor generalmente se extiende hacia el exterior del área del muslo y hasta la rodilla. En las primeras etapas, generalmente se describe como agudo e intenso. Más tarde, el dolor puede ser crónico y extenderse hacia otras áreas del cuerpo.

Habitualmente, este malestar es más acusado:

  • Por la noche, cuando descansamos sobre la cadera afectada por la inflamación.
  • Al levantarse de una silla después de estar sentado durante un tiempo prolongado.
  • Al realizar caminatas prolongadas, subir escaleras o ponerse en cuclillas.

Cuándo se produce la trocanteritis

La bursitis trocantérea o de cadera es más común en mujeres y personas de mediana edad o ancianos.

Otras causas predisponentes son los traumatismos en la zona y la diferencia de longitud de las dos piernas.

Diagnóstico y tratamiento

En la consulta, el médico especialista:

  • Observará si existe dolor a la palpación.
  • Valorará la realización de pruebas de imagen, como radiografías, ecografías y, en algunos casos, resonancias magnéticas.

El tratamiento inicial para la bursitis de cadera no implica cirugía. De hecho, muchas personas pueden experimentar alivio con simples cambios en el estilo de vida, como por ejemplo:

  • Evitar las actividades que empeoran los síntomas.
  • Tomar antiinflamatorios no esteroideos pautados por tu médico.
  • Puedes realizar rehabilitación y fisioterapia.

En algunos casos, puede ser necesaria la infiltración de corticosteroides, pero es importante limitar el número de inyecciones, ya que podrían dañar los tejidos circundantes.

En escasas ocasiones se precisa cirugía de forma artroscópica o abierta.

¿Cómo evitar la inflamación?

Aunque la bursitis de cadera no siempre se puede prevenir, pueden tomarse algunas medidas para evitar que la inflamación empeore. Estas son algunas de ellas:

  • Evitar actividades repetitivas que pongan estrés en las caderas.
  • En el caso de diferencias de longitud en las piernas, es recomendable usar un alza adecuada para equilibrar.
  • Mantener la fuerza y la flexibilidad de los músculos de la cadera.
  • Bajar de peso en caso de que sea necesario (si tienes sobrepeso u obesidad).
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR