¿Qué es el síndrome de latigazo cervical?



El síndrome de latigazo cervical es una lesión de la columna cervical producida con mayor frecuencia en los accidentes de tráfico
Enfermedades y patologías relacionadas: Traumatismo craneoencefálico, Amnesia postraumática

La mayoría de pacientes con síndrome de latigazo cervical se recuperan en unas semanas

El síndrome de latigazo cervical es una lesión de la columna cervical producida con mayor frecuencia en los accidentes de tráfico. El Dr. Manuel González Murillo, especialista en cirugía de columna, explica en el vídeo que este problema se produce en tres fases:

  1. Tras el impacto y colisión. El tronco y los hombros se desplazan hacia delante.
  2. Seguidamente, se produce una hiperextensión de la columna cervical.
  3. A continuación, le sigue un mecanismo de hiperflexión.

Síntomas del síndrome de latigazo cervical

Entre los síntomas más frecuentes de esta lesión típica de los accidentes en carretera están:

  • El dolor y la contractura cervical y dorsal.
  • El dolor de cabeza por tensión muscular o cefalea tensional (se produce cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo se tensionan o se contraen).
  • Mareos y/o vértigos.
  • Ansiedad o estrés postraumático (una consecuencia frecuente de los accidentes de tráfico, por tratarse de episodios inesperados e impactantes).

Diagnóstico, tratamiento y recuperación

El diagnóstico de esta lesión incluye el interrogatorio clínico y el examen físico. En algunos casos, los especialistas pueden solicitar pruebas complementarias para descartar otras lesiones, como por ejemplo, radiografías, resonancia magnética o TAC.

La mayoría de los pacientes se recuperan en semanas y pueden volver a sus actividades diarias habituales. No obstante, entre un 10 y un 40 % de los afectados por el síndrome de latigazo cervical puede presentar dolor crónico cervical. Para evitarlo, conviene seguir siempre todas las indicaciones del especialista.

Para iniciar la recuperación es importante la implicación de la persona afectada en el tratamiento. Se trata de una lesión de buen pronóstico en la mayoría de casos. No conviene prolongar la inmovilización (por ejemplo, mediante el uso de un collarín) más de lo indicado por el médico. Es también un deber del paciente participar activamente en su rehabilitación mediante ejercicios de movilización y estiramientos.

¿Y si tengo dolor cervical sin haber sufrido un accidente?

El dolor cervical es una enfermedad degenerativa que tiene un impacto directo la calidad de vida de quien lo sufre, ya que impide realizar actividades cotidianas con normalidad. Sus síntomas más habituales son el dolor de cuello, la dificultad para moverlo, cefaleas, mareos y rigidez.

También puede sentirse dolor en la zona del cuello debido a malas posturas, por ejemplo, al pasar mucho tiempo sentados al ordenador o al dormir. Para prevenir contracturas y/o empeoramiento de las lesiones ya existentes, es muy importante saber escoger la almohada adecuada para el dolor cervical.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR