Rutina cosmética frente al envejecimiento



Limpiar, hidratar, proteger del sol y transformar la piel son las claves para retrasar la aparición de arrugas, patas de gallo y otras marcas de expresión del envejecimiento cutáneo
Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer de piel, Melanoma

La mejor rutina cosmética frente al envejecimiento se realiza en 4 fases

El envejecimiento es una respuesta de nuestro organismo al paso del tiempo. Aunque es inevitable, sí es posible retrasar su progresión, ya que en un 75 % las marcas de la edad en la piel están ocasionadas por factores externos, como la exposición solar, el clima, el tabaco o las grasas. De hecho, tal como explica la Dra. Ana Molina, especialista en dermatología, tricología y estética, en el vídeo, la rutina cosmética que más eficacia ha demostrado frente al envejecimiento es «simple y muy efectiva».

Rutina cosmética para una piel joven

Se trata de una rutina cosmética en 4 fases, explica la dermatóloga, que debe realizarse fundamentalmente por la mañana y por la noche, todos los días del año. Consiste en:

  1. LIMPIEZA. Se debe realizar una buena limpieza por la mañana y por la noche. Y, al menos, «una de esas limpiezas debe incorporar agua para arrastrar bien todas las partículas finas de la contaminación que a veces se quedan en nuestra piel», indica la dermatóloga.
  2. HIDRATACIÓN. Por la mañana, es necesario realizar una muy buena hidratación, que incorpore antioxidantes. Es preferible utilizar formatos unidosis (tipo ampolla) porque permiten aprovechar al máximo las cualidades del producto.
  3. FOTOPROTECCIÓN. Aunque nos facilita la síntesis de vitamina D que necesita nuestro organismo, el sol es uno de los principales factores de envejecimiento, así como de riesgo de desarrollar manchas, lunares y enfermedades como cáncer de piel. La Dra. Ana Molina recomienda aplicar una muy buena crema fotoprotectora 50+ en la cara todos los días del año.
  4. PRODUCTOS TRANSFORMADORES. Por la noche, conviene «poner la piel a trabajar», para favorecer la regeneración celular. Para ello, es útil emplear productos transformadores con activos que hayan demostrado eficacia. Algunos ejemplos de este tipo de productos son los antioxidantes, los retinoides o los alfahidroxiácidos.

Pirámide de los cuidados de la piel

La dermatóloga americana Zoe Draelos desarrolló el concepto de la pirámide de salud y belleza de la piel, cuyos principios se han tomado como referente para recomendar protocolos eficaces en el cuidado de la piel. Según este trabajo, las claves para una piel sana están en: protegerla (fundamental), transformarla y optimizarla.

Si quieres más información sobre esta práctica para retrasar el envejecimiento cutáneo, Cristina Tiemblo, farmacéutica experta en dermofarmacia del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, explica en qué consiste cada nivel de la pirámide de los cuidados de la piel en un vídeo de #TuFarmacéuticoInforma.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR