¿Cómo actuar si mi hijo tiene rabietas?

Canal: Pediatría


Las rabietas infantiles se producen en torno a los 2 años de la edad del niño como un mecanismo natural, pero pueden evitarse

A pesar de la rabieta, es importante que el niño sepa que sus padres le quieren

«Es inevitable que, en torno al año o dos años de vida, los niños empiecen a hacer rabietas», asegura el Dr. Jesús Garrido (Mi Pediatra Online), que explica que las rabietas infantiles son conductas instintivas que se fueron afianzando socialmente como mecanismo para obtener resultados.

Por ejemplo, en las épocas de escasez de alimento, los niños que sobrevivían eran aquellos que llamaban la atención mediante rabietas. Se cumplía literalmente el dicho «quien no llora, no mama».

Sin embargo, hoy en día, esta forma de conducta ya no funciona para convivir en sociedad. Al contrario, las rabietas no están bien vistas actualmente. Por tanto, los padres deberán trabajar para eliminarlas, evitando así que el niño desarrolle problemas de adaptación a posteriori.

Cómo eliminar las rabietas infantiles

La clave en la educación es entender que el resultado nunca es inmediato. Las rabietas infantiles podrán tardar meses o incluso años en desaparecer, pero lo harán si se ponen esfuerzos para ello. El Dr. Garrido expone en el vídeo algunas situaciones tipo, a modo de ejemplo sobre cómo actuar:

CUANDO LA RABIETA ES PREVISIBLE. Por ejemplo, ir a la juguetería con el niño a comprar un regalo para un amigo o primo. Las alternativas para evitar la rabieta por no recibir regalo (el niño no entenderá por qué al amigo o familiar sí, y a él no) son: no llevar al niño a la tienda o comprarle algo a él también.

CUANDO ES POSIBLE CEDER ANTES DE LLEGAR A LA RABIETA. Por ejemplo, el niño empieza a pedir el móvil insistentemente. La solución puede ser dejárselo durante 5 minutos, explicándole que después deberá devolverlo. «Ceder después de la rabieta será peor, porque verá que el sistema funciona y en el futuro repetirá sus actos para conseguir lo que quiere», indica el Dr. Garrido.

CUANDO YA SE HA PRODUCIDO LA RABIETA. En los casos en que se ha desencadenado ya las rabietas infantiles, no conviene intentar explicar ni convencer al niño porque no estará receptivo a la comunicación. Es mejor esperar a que el pico de furia pase. «Entonces buscará el contacto, momento que sí es bueno para coger al niño en brazos y explicarle por qué no se le ha podido consentir aquello que le originó la rabieta», recomienda el pediatra.

De acuerdo con el Dr. Garrido, al niño tiene que quedarle claro que el amor de sus padres es incondicional, que lo que ha pedido le perjudica y que todas las formas de pedir las cosas son válidas. De esta forma, las rabietas irán desapareciendo progresivamente.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR