Qué es la rosácea y cómo tratarla

Si quieres saber qué es la rosácea y cómo tratarla no te puedes perder este artículo con vídeo en el que te explicamos todos los detalles sobre esta patología.

La rosácea es una alteración crónica de la piel que afecta a la cara, produciendo enrojecimiento y granos en las mejillas, a veces con formación de pus. “La rosácea es una patología que afecta al 10% de la población y que supone entre un 2 y un 3% de las consultas que se realizan en dermatología y con un claro impacto en la autoestima de las personas que lo padecen”, explica Rosalía Gozalo, farmacéutica experta en Dermofarmacia.

La rosácea se puede dar tanto en hombres como en mujeres, si bien las mujeres son más propensas a padecerla —sobre todo con pieles claras— mientras que en los hombres tiende a aparecer de forma más severa. Entre los factores que provocan la rosácea podemos destacar los siguientes:

  • Causas genéticas. Alrededor del 35% de los pacientes con rosácea tienen antecedentes familiares.
  • Alteraciones vasculares de la microcirculación.
  • Las radiaciones ultravioletas, que dañan los queratinocitos y promueven alteraciones en la microcirculación.
  • Y toda una serie de condicionantes que pueden detonar la aparición de rosácea o incluso agravarla. Estaríamos hablando de:
    • El estrés
    • La exposición al viento o a cambios de temperaturas extremas, de frío a calor y viceversa.
    • Tomar alimentos calientes.
    • Determinadas especias, el consumo de alcohol o de tabaco.
    • O el tratamiento con determinados corticoides sistémicos.

Diagnóstico y tratamiento de la rosácea

Por todo ello, el primer aspecto en el abordaje de la rosácea es incidir y adoptar un estilo de vida que evite y minimice todos aquellos factores que exacerban la enfermedad.

La rosácea debe ser diagnosticada por el dermatólogo, quien determinará el tratamiento más adecuado para el paciente, en función del tipo de rosácea y de su gravedad pudiendo requerirse la prescripción de un tratamiento farmacológico en sus manifestaciones más graves.

En pacientes con rosácea es muy importante recalcar el uso diario de una fotoprotección adecuada, para reducir el impacto del sol y evitar brotes. En este caso, es muy beneficioso el uso de fotomaquillaje, que son productos que aúnan las características fotoprotectoras más altas junto con pigmentos de maquillaje. Así, a la vez que protegemos de forma avanzada la piel con rosácea, cubrimos sus signos y manifestaciones como el enrojecimiento. De esta forma, reducimos el impacto psicológico y emocional en el paciente.

Los cuidados de la piel con rosácea también suelen incluir activos que inhiben la vasodilatación y la cascada inflamatoria al igual que activos hidratantes y calmantes en fórmulas libres de grasa, perfumes y alcohol.

Y por último, conviene destacar, y debemos saber, que la rosácea no es una enfermedad infecciosa, por lo que no puede contagiarse entre personas.

Descubre más artículos sobre Dermofarmacia en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR