¿Qué aporta la leche de cabra como fórmula infantil?

Canal: Pediatría

La mejor alimentación que puede seguir un bebé es la lactancia materna, pero hay casos en los que esta no es suficiente y se debe recurrir a la lactancia mixta e, incluso, existen situaciones en las que ni siquiera se dispone de la leche materna.

En estos casos, se precisa recurrir a leches adaptadas, es decir, aquellas que se obtienen de otro mamífero parecido al ser humano. De hecho, aunque existan entre ambas especies diferencias significativas, la premisa principal para producir este tipo de leches es que se parezcan lo máximo posible a la leche materna. Normalmente, se recurre a la leche de vaca, pero hay otras alternativas que se parecen aún más: la leche de cabra.

La razón detrás de esta afirmación, explica el pediatra Jesús Garrido, es que “la leche de cabra, la de oveja y la humana comparten la secreción apocrina, mientras que la secreción de la leche de vaca es merocrina”. Esto tiene implicaciones a nivel de la composición de proteínas, la secreción de la grasa y los azúcares.

Ventajas frente a la intolerancia a la lactosa

Al igual que ocurre con la leche materna, en la leche de cabra la lactosa va acompañada de una enzima que sirve para digerirla: la lactasa. Por eso los niños con intolerancia a la lactosa no suelen tener problemas con la leche materna, pero sí con la de vaca. Esta última no contiene lactasa.

Como la leche de cabra contiene lactasa, es menos frecuente que genere intolerancia.

Ventajas frente a la alergia a las proteínas de la leche

La S1-Caseína es la principal responsable de alergias e intolerancia a proteínas de la leche de vaca. Sin embargo, esta proteína está menos presente en la leche de cabra que en la de vaca, por lo que las posibilidades de desarrollar intolerancia a las proteínas de la leche son menores con fórmulas adaptadas a partir de leche de cabra.

Ventajas frente a la secreción de la grasa

En la leche de cabra, la grasa se encuentra en forma de vacuola, lo que hace que sea más digerible. Esto favorece el vaciado del estómago y reduce problemas frecuentes en el lactante como el reflujo.

También mejora el tránsito: las heces del bebé son más parecidas a las que tendría al seguir la lactancia materna cuando toma leche de cabra.

Ventajas en la formación de la flora intestinal

Los prebióticos en la leche de cabra son más parecidos a los de la leche humana. Como estos componentes de la leche son los encargados de favorecer el desarrollo de la flora intestinal, el bebé tendrá una flora más parecida a la que tendría si se alimentara mediante lactancia materna si toma leche de cabra.

 

Con todo, “todas estas características convierten a las fórmulas infantiles producidas a partir de leche de cabra como una alternativa más que valorable”, asegura el pediatra Jesús Garrido.

Descubre más artículos sobre Alimentación infantil en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR