Psoriasis, ¿qué debes saber? #TuFarmacéuticoInforma

La psoriasis es una patología sistémica que afecta a todo el organismo. Para tratar sus manifestaciones en la piel, contamos con emolientes, que rebajan la inflamación, y con productos queratolíticos, que inciden en lesiones cutáneas

Hasta hace poco la psoriasis estaba considerada una enfermedad inflamatoria casi exclusivamente de la piel, pero a medida que el conocimiento avanza, se ha demostrado que la psoriasis es una patología sistémica, que afecta a todo el organismo, y cuyo origen se encuentra en el sistema inmune.

Actualmente, en nuestro arsenal terapéutico no se dispone de ningún tratamiento que cure la psoriasis, por lo que el abordaje de esta enfermedad está orientado:

  • A mejorar los síntomas
  • A disminuir la extensión y la gravedad de las lesiones que provoca en nuestra piel
  • A la educación sanitaria del paciente para evitar la aparición de brotes y distanciarlos en el tiempo

Los tipos de psoriasis se pueden clasificar en función de su gravedad en tres niveles: psoriasis leve, moderada y grave.

Existen diferentes tratamientos tópicos y sistémicos indicados para la psoriasis. El tratamiento dependerá del nivel de gravedad de la enfermedad, del perfil del paciente, así como del grado de respuesta y efectividad de los tratamientos indicados y prescritos.

En términos generales, la mayoría de las psoriasis de tipo leve a moderada, y con una extensión localizada y limitada, son manejadas con tratamientos tópicos. Mientras que la psoriasis de moderada a grave precisan de un tratamiento sistémico.

El tratamiento de la psoriasis requiere de un abordaje multidisciplinar en colaboración con el resto de profesionales sanitarios. El papel de la farmacia y del farmacéutico es ayudar al paciente a aliviar los signos y síntomas de la enfermedad. En este punto, en la farmacia contamos con diversos productos de indicación farmacéutica, como son:

  • Los emolientes, que ayudan a rebajar la dureza e inflamación de la piel.
  • Los productos queratolíticos, que actúan sobre la capa córnea de la piel e inciden en lesiones cutáneas producidas por exceso de células.

Desde la farmacia incidiremos también en la importancia de seguir una correcta adherencia a los tratamientos, es decir, de cumplir las dosis y las pautas establecidas por el médico. La adherencia y la educación sanitaria ayudarán a controlar la enfermedad por parte del paciente y a espaciar en el tiempo la aparición de brotes de psoriasis.

Descubre más artículos sobre Dermofarmacia en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR