Lactancia materna, ¡problemas frecuentes y cómo solucionarlos!

Canal: Pediatría


La aparición de grietas en los pezones o la escasa producción de leche son los problemas más frecuentes con la lactancia materna
Enfermedades y patologías relacionadas: Intolerancia a la lactosa

Los problemas con la lactancia materna son relativamente frecuentes porque esta no es tan bucólica como parece

Los problemas con la lactancia materna son más frecuentes de lo que puede parecer. Si bien este tipo de alimentación es, siempre que sea posible, la mejor opción, «hay muchas situaciones en las que, en la práctica, no es tan bucólica como se nos pinta», explica el Dr. Jesús Garrido (Mi Pediatra Online).

El pediatra sostiene que la lactancia materna debe ser sostenible, tanto para el bebé como para la madre. Por eso, expone en este vídeo algunas dificultades que surgen frecuentemente con la lactancia materna y explica cómo solucionarlas.

GRIETAS EN EL PEZÓN

Con la lactancia materna, los niños necesitan aumentar la producción de leche de 0 a 100. Como el pecho va produciendo leche en función de su vaciado por parte del bebé, el recién nacido necesitará tomar con muchísima frecuencia para estimular la elaboración del alimento. A consecuencia de la insistencia del niño, las madres que tienen la piel más delicada pueden sufrir irritaciones. No obstante, «cuando aparecen grietas, la causa está en un mal agarre», indica el Dr. Garrido. «El niño tiene que coger el pezón y succionar de una manera adecuada. Cuando no es así, genera un rozamiento que suele ser la causa más frecuente de las grietas en el pezón», explica.

¿Cómo hacer un buen agarre? 

  • La posición influye. Debemos colocar al recién nacido de tal forma que todo su cuerpo esté orientado hacia la madre. De esta forma, el bebé tendrá una posición neutra del cuello porque, para tragar, no es lo mismo estar con el cuello girado que con el cuello recto, en una posición más cómoda y relajada.
  • Poner atención al frenillo del niño. Si el niño tiene frenillo, anterior o posterior, también puede realizar un mal agarre del pecho. En algunos casos, será necesario realizar una pequeña operación quirúrgica para cortar el frenillo. Sin embargo, el Dr. Garrido recomienda recurrir a la cirugía solo en los casos en los que la calidad de las succiones es mala (porque el niño no consigue vaciar la cantidad suficiente de leche o porque está produciendo una grieta importante en la madre).

Otras soluciones posibles para prevenir las grietas en el pezón son:

  • Las cremas emolientes que favorecen la cicatrización.
  • Recurrir al uso de pezoneras.

INSUFICIENTE PRODUCCIÓN DE LECHE

«Si el niño pide leche, le damos, pero está un rato en un pecho y empieza a llorar, sin llegar a calmarse; lo cambiamos al otro y ocurre lo mismo, es un signo claro que estamos dándole la cantidad que podemos, pero no es suficiente», advierte Mi Pediatra Online.

El Dr. Garrido recuerda que, si bien es cierto que dar el pecho al niño con frecuencia estimula la producción de leche, existen casos en los que esta circunstancia no se cumple. Por ejemplo, cuando:

  • La glándula encargada de la formación de la leche es muy pequeña.
  • Existen problemas hormonales. (ejemplo, restos de placenta sin desprenderse, ovario poliquístico, etc.).

Una revisión con el ginecólogo permitirá determinar si se trata de alguno de estos casos para ponerle solución. En algunas ocasiones, la situación exige optar por la lactancia mixta.

LACTANCIA MIXTA

La lactancia mixta puede ser una adecuada solución para alimentar bien al bebé sin dejar de lado la lactancia materna. Se trata de ofrecer leche artificial en aquellas tomas en las que el niño se quede con hambre, pero siempre después de que el bebé haya vaciado los dos pechos antes.

Además, la lactancia mixta puede servir para potenciar la viabilidad de la lactancia materna: «Si el bebé está bien alimentado, estará cada vez más fuerte, hará una succión más efectiva y aumentará la producción de leche del pecho», explica el Dr. Garrido.

En definitiva

Lo más importante, ante problemas con la lactancia materna es ser muy flexibles y muy prácticos. Debemos entender que las circunstancias de cada niño y cada madre pueden ser diferentes. También debemos tener un objetivo claro: que el niño esté bien alimentado y, si es posible a largo plazo, con lactancia materna. «Para esto, puedes necesitar la ayuda de un asesor de lactancia materna; están a tu disposición», concluye Mi Pediatra Online.

Descubre más artículos sobre Alimentación infantil en el canal Pediatría y sobre Lactancia materna en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR