24Nov. 20

¿Cómo prevenir los efectos de la bronquitis infantil?

Canal: Pediatría


La bronquitis infantil, cuando se repite con frecuencia, requiere un tratamiento de fondo para evitar que el niño desarrolle alergias y asma en el futuro
Enfermedades y patologías relacionadas: Bronquitis crónica

La bronquitis infantil puede desencadenar asma si no se trata

«La reina de las infecciones crónicas en los niños hoy en día es la bronquitis infantil«, apunta el Dr. Jesús Garrido (Mi Pediatra Online). Además, los pediatras suelen ponerse alerta porque suelen estar vinculadas con el asma.

La bronquitis es una inflamación de los bronquios, es decir, los conductos por los que llega el aire a través de los pulmones hasta los alvéolos, donde se realiza el cambio de gases.

Una de las principales características de la bronquitis infantil (y de los adultos) es que no se produce a partir de una infección concreta, sino que es el resultado de una inflamación exagerada de los bronquios frente a cualquier cosa que les agreda. Normalmente, suele tratarse de virus.

Hiperreactividad bronquial

Cuando la bronquitis infantil se produce antes de los 6 meses, el niño se queda con un sistema defensivo mucho más activo de lo normal, de modo que, en cuanto llegan los siguientes agentes irritantes, responde de forma cada vez más exagerada. Este exceso de respuesta del sistema inmune se llama hiperreactividad bronquial. Su tratamiento habitual es mediante corticoides (para bajar las defensas) y broncodilatadores.

A partir de los 5 o 6 años del niño, las infecciones suele ser menos frecuentes, pero su sistema defensivo sigue estando demasiado en alerta. Esto provoca que la bronquitis infantil comience a ser de tipo alérgica (con reaccciones frente al polen, los ácaros, el epitelio animal, las fibras artificiales…). «Si el niño alcanza la pubertad sin que se modifique esta situación, es posible que se mantenga de por vida», advierte el Dr. Garrido.

Prevenir la bronquitis infantil

En caso de bronquitis infantil, no se trata de actuar contra cada crisis, indica el pediatra, sino de poner un tratamiento de fondo que normalice el funcionamiento del sistema defensivo antes de que el niño deje de tener infecciones. De esta forma, no se transformará en alérgico y, por tanto, en asmático.

«Cuando el niño tenga bronquitis, además de darle sus aerosoles, hay que plantearse cuál es el tratamiento de prevención a poner para conseguir que esta hiperreactividad desaparezca lo antes posible, antes de los 5 o 6 años», explica el Dr. Garrido.

Descubre más artículos sobre Infecciones infantiles en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR