Plantas medicinales y farmacia, ¿qué debes saber? #TuFarmacéuticoInforma

Las plantas medicinales, como el té verde o la pasiflora, tienen amplias propiedades farmacológicas con efectos demostrados y menos efectos secundarios que los medicamentos de síntesis. A conocerlas está dedicada una nueva serie de vídeoconsejos de #TuFarmacéuticoInforma

Con este vídeo arranca una serie de videoconsejos centrados en las plantas medicinales, como la pasiflora, la cáscara sagrada, la equinácea o el té verde, entre otras muchas. En ellos, se analizará su actividad farmacológica y se darán a conocer sus diferentes usos.

Una planta medicinal se puede emplear o bien entera, o bien una parte de ella: ya sean las hojas, las flores, sus frutos, la corteza o las raíces.

Se trata de plantas medicinales que pueden prepararse en infusiones, en pomadas, en forma de vapores, enjuagues o bien en formas farmacéuticas como cápsulas o comprimidos que podemos encontrar en la farmacia. Estos últimos, las cápsulas o comprimidos, permiten establecer una dosis adecuada según el problema a tratar.

Debes conocer la existencia de medicamentos tradicionales de plantas y de complementos alimenticios a base de plantas medicinales, que se utilizan para prevenir, aliviar o curar una enfermedad o problema de salud. Es lo que conocemos como fitoterapia o el uso terapéutico de las plantas medicinales.

En la farmacia encontramos preparados farmacéuticos de plantas medicinales con datos científicos y eficacia demostrada a nivel mundial durante 30 años.

De hecho, muchos medicamentos de nuestro actual vademécum tienen su origen en el mundo vegetal. Por poner un ejemplo clásico, el ácido acetilsalicílico procede de la corteza del sauce.

A la hora de utilizar plantas medicinales, es importante destacar cuatro aspectos básicos que debes tener en consideración:

  1. Las propiedades farmacológicas de las plantas medicinales son muy amplias y numerosas; y en función de la dosis y de la forma farmacéutica serán más específicas para tratar una u otra dolencia.
  2. Las plantas medicinales tienen menos efectos secundarios que los medicamentos de síntesis. Aun así, los activos naturales que contienen pueden interaccionar con otros medicamentos. Además, hay plantas medicinales no recomendadas en niños, en embarazadas, en lactantes, en pacientes polimedicados o en personas mayores. Por ello, si vas a utilizar plantas medicinales, consulta siempre al profesional sanitario y acude a tu farmacéutico de confianza.
  3. Cabe destacar la importancia del control y del registro, tanto sanitario como alimentario, que han de pasar las plantas medicinales que puedes encontrar en la farmacia.
  4. Conviene subrayar el valor de la farmacia, como establecimiento sanitario, y del farmacéutico, por sus conocimientos, para hacer un uso adecuado y responsable de las plantas medicinales.

Descubre más artículos sobre Plantas medicinales en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR