Pie plano flexible en niños, ¿qué debes saber?



Muchos niños tienen los pies planos, una condición que no suele suponer ningún problema de salud y que solo requerirá tratamiento en caso de que se produzcan dolor o molestias en los pies

Los pies planos requieren tratamiento si producen dolor

Los pies planos (o pie plano flexible) es una característica común en los niños que a muchos padres les suele preocupar. Sin embargo, «la mayoría de los niños superan el pie plano flexible sin desarrollar ningún tipo de problema en la edad adulta», asegura el Dr. Manuel González Murillo.

Generalmente, no es doloroso y no interfiere en la práctica deportiva. En los casos en los que los pies planos no causen dolor ni molestias, el niño no necesita tratamiento.

¿Qué son los pies planos o pie plano flexible?

Un pie plano flexible se considera una variación de un pie normal. Los músculos y las articulaciones de un pie plano flexible funcionan normalmente. Cuando un niño con pie plano flexible se para, el arco del pie desaparece. Al ponerse de puntillas, reaparece el arco.

La mayoría de los niños nacen con muy poco arco en los pies. A medida que crecen y caminan, los tejidos blandos a lo largo de la parte inferior de los pies se tensan, lo que gradualmente da forma a los arcos de los pies. Los niños con pie plano flexible a menudo no comienzan a desarrollar un arco hasta la edad de 5 años o más. Algunos niños nunca desarrollan un arco.

¿Cuándo acudir al especialista?

Se debe consultar con un especialista si los pies planos de un niño causan dolor persistente. Para hacer el diagnóstico, además de un interrogatorio sobre antecedentes familiares, se realizará una exploración física cuidadosa.

Para valorar si se trata de un pie plano rígido, se realizarán diferentes maniobras:

  • En primer lugar, observar si aparece arco con la posición de puntillas.
  • Explorar la movilidad de tobillo y la articulación subastragalina (que se encuentra por debajo del tobillo).
  • Comprobar si existen hiperqueratosis en la región plantar. Se trata de durezas o engrosamientos de la piel de la planta de los pies.
  • Asimismo, es interesante observar el desgaste de los zapatos de uso diario.

¿Cómo se tratan los pies planos?

El tratamiento para el pie plano flexible se requiere solo si el niño experimenta molestias o dolor. Consiste en realizar:

  • Ejercicios de estiramiento, en caso de que el niño sufra dolor o cansancio relacionado con la actividad en el pie, el tobillo o la pierna.
  • En la mayoría de los casos, hay pocos beneficios al usar plantillas a medida con soporte del arco longitudinal interno. Uno de estos beneficios es extender la vida útil de los zapatos, pues se produce un desgaste uniforme.
  • Fisioterapia

Ocasionalmente, se puede recomendar un tratamiento quirúrgico para un adolescente con dolor persistente. La cirugía generalmente se realiza para crear un arco en el pie. Suele realizarse en etapas. Se corrige un pie y luego, después de varios meses de recuperación, se realiza la segunda cirugía.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR