25abr. 17

Otitis media en los niños, ¿en qué consiste?

Canal: Pediatría
La otitis media es una inflamación del oído bastante frecuente. Pero, ¿en qué consiste? ¿puede tratarse? Jesús Garrido, pediatra, da todas las claves en este vídeo. ¡No te lo pierdas!
Enfermedades y patologías relacionadas: Otitis

La otitis media es una inflamación del oído. Además, “la otitis puede ir con infección o sin infección”, asegura el pediatra Jesús Garrido.

¿En qué consiste?

La otitis aparece cuando el niño sufre un catarro. En el momento en el que este se tumba, el moco si dirige hacia el oído y se acumula, de tal manera que al estar a presión el tímpano se inflama y al niño le produce dolor. Dicho dolor es muy característico porque hace que el niño se despierte por la noche y, por el contrario, se encuentre bien durante el día. Todo este proceso se conoce como otitis por acumulación de mocos.

Por otra parte, si hay una infección en el oído, la otitis puede empeorar y la inflamación es constante.

Ambos casos son los que hacen variar el uso de un tratamiento u otro:

  • Si el niño tiene una otitis sin fiebre y aparece únicamente cuando está tumbado y mejora cuando se incorpora no es necesaria la utilización de un antibiótico.
  • Si el niño tiene dolor cuando se tumba e incorpora y, además, tiene fiebre, es probable que sufra una otitis por infección bacteriana, lo cual sí requiere de antibiótico.

¿Es posible que empeore? ¿cómo puede solucionarse?

Un problema grave es que el niño sufra otitis continuas, lo cual empeora su calidad de vida. Hay otitis que perforan mediante la expulsión de la pus y dañan el tímpano. Por ello, es fundamental tener en cuenta dos factores para que no aparezca otra otitis:

  • Reducir el tamaño de las vegetaciones: las vegetaciones están en la parte de atrás de la garganta, en la zona que se encuentra justo detrás de la nariz, y crecen para producir defensas cada vez que se tiene una infección. A lo largo del invierno van creciendo y llega un momento en el que pueden estorbar porque taponan la salida de los mocos que están en el oído hacia la garganta. Además, pueden producir mucha cantidad de moco, por lo que es conveniente reducirlas mediante un serie de medicamentos.
  • Poner drenajes: cuando se trata de niños muy pequeños es mejor usar drenajes. Un drenaje es un tubo pequeño que se deja en el tímpano, atravesándolo, de forma que si hay acumulación de moco pueda salir por un solo agujero. Asimismo, si el tímpano está siempre con un agujero es más fácil que el moco baje hacia la garganta. El resultado es que la trompa por la que tiene que bajar el moco se va haciendo más ancha y permite que este baje mejor.

Descubre más artículos sobre Patologías comunes en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR