¿Qué hacer si mi hijo tiene gases?

Canal: Pediatría


El Dr. Garrido explica las razones por las que los niños pueden tener una producción excesiva de gases. ¡Descúbrelas y actúa!
Enfermedades y patologías relacionadas: Intolerancia a la lactosa

Las medicinas no siempre son necesarias para que el bebé elimine los gases

Los gases del lactante son un motivo de consulta frecuente en Pediatría. El Dr. Jesús Garrido (Mi Pediatra Online) explica en este vídeo cuándo tener flatulencias supone un problema para el bebé y ofrece algunos consejos para evitarlas.

«Cuando no somos capaces de manejar la cantidad de gases del bebé, de modo que se acumulan hasta el punto de producir dolor, existe un problema», advierte el pediatra. Sin embargo, los padres no deberían preocuparse si el niño es capaz de expulsarlos, no llora, come y duerme bien: «Ese niño no tiene un problema; simplemente tiene gases», indica.

El niño que acumula gases tiene un llanto inconsolable que puede durar horas y que no cesa tras alimentarse o dormir. Si, además, tiene la barriga hinchada, es probable que esté teniendo problemas para liberar esas flatulencias.

En estos casos, existen medicamentos para facilitar su expulsión. Sin embargo, es interesante y más efectivo conocer las causas que desencadenan una alta acumulación de gases. Las más frecuentes son:

  1. El niño come con ansiedad: la solución es darle de comer antes, con más frecuencia, hasta que ya no quiera más. «No pasa nada por empachar al niño; si, por miedo al empacho, le dejamos siempre con hambre, seguirá comiendo con ansiedad y produciendo más gases», explica el doctor.
  2. El bebé no consigue expulsarlos: en estos casos, puede ser necesario poner una sonda rectal para aliviar la presión, y desaparecerá la crisis de llanto inconsolable.
  3. Producción excesiva: puede deberse a la presencia de alguna alergia o intolerancia, así como a que la flora intestinal puede estar alterada, con presencia de microorganismos indeseados. Para solucionar eso, son útiles los probióticos.

«Si actuamos para evitar las causas que ocasionan exceso de gases, no es necesario dar al bebé medicinas para expulsarlos», apunta el Dr. Garrido, que indica que, actuando sobre estas razones, «en menos de una semana el niño deja de tener molestias por gases».

Descubre más artículos sobre Alimentación infantil en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR