¿Qué es la meralgia parestésica?



La meralgia parestésica se origina normalmente en el muslo, en la rodilla, en las ingles o en las nalgas, a consecuencia de la compresión del nervio cutáneo femoral lateral

El ardor con dolor en la cara externa del muslo es el síntoma más común de la meralgia parestésica

La meralgia parestésica es la sensación de ardor dolorosa que se origina en el lado externo del muslo a consecuencia de la compresión del nervio cutáneo femoral lateral.

La tumefacción, el traumatismo de repetición o la presión excesiva pueden conducir a un estrechamiento en el recorrido del nervio. Cuando esto sucede, puede causar dolor y parestesias.

Tal como explica el Dr. Manuel González Murillo en el vídeo, ese dolor en el lado externo del muslo (meralgia parestésica) puede extenderse ocasionalmente hacia el lado externo de la rodilla, donde se percibirá una sensación de ardor, hormigueo o entumecimiento. También hay casos en los que se produce dolor en el área de la ingle o dolor que se extiende por las nalgas.

¿Cuáles son sus causas?

La anamnesis o interrogatorio al paciente es esencial para conocer las causas de la meralgia parestésica. Se trata de identificar qué es lo que ejerce presión sobre el nervio.

Las dos causas más comunes de presión son:

  • El uso de cinturones o ropa ajustada (con excesiva presión).
  • El aumento de peso

La meralgia parestésica también puede ser el resultado de una lesión con el cinturón de seguridad durante un accidente de tráfico.

Diagnóstico de la meralgia parestésica

La EXPLORACIÓN FÍSICA es necesaria para valorar si existen diferencias en la sensibilidad con respecto al otro miembro inferior. «Para verificar el sitio del dolor ardiente, ejerceremos presión o percusión sobre el nervio para reproducir la sensación», explica el Dr. González Murillo. En algunas ocasiones, se hace imprescindible una exploración abdominal y pélvica para descartar cualquier problema en esas áreas.

Las PRUEBAS DE IMAGEN, como ecografía, radiografía, TAC o resonancia magnética ayudarán a identificar cualquier anomalía que pueda estar ejerciendo presión sobre el nervio. En algunos casos, deben solicitarse estudios de conducción nerviosa por neurofisiología.

Cómo se trata

Los tratamientos de la meralgia parestésica varían, en función de la fuente de la presión. Su objetivo es eliminar la causa de la compresión.

Es necesario que el paciente:

  • Mantenga reposo.
  • Pierda peso (en caso de sobrepeso u obesidad).
  • Use ropa suelta.
  • Elimine el uso de cinturones.

En determinadas situaciones, se puede indicar infiltración local para conseguir que la inflamación disminuya. Esta opción generalmente alivia los síntomas por algún tiempo. «En raros casos, se necesita cirugía para la liberación del nervio», concluye el traumatólogo.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR