20Feb. 20

Cómo elegir la mejor almohada para el dolor cervical



Si tienes dolor cervical y problemas para conciliar el sueño, el cirujano de columna Manuel González Murillo te explica en este vídeo qué almohada es más adecuada para mejorar tu descanso

Sin el soporte de una almohada adecuada, se pueden producir contracturas y empeoramiento de lesiones existentes.

La elección de una almohada con altura y firmeza adecuadas se decide en función de:

  • Preferencias personales
  • Postura adoptada durante el sueño
  • Tamaño corporal

Al dormir en pareja, lo recomendable es que cada persona tenga su propia almohada.

La posición al dormir

En los pacientes con dolor cervical, se recomienda dormir boca arriba o de lado.

  • Al dormir boca arriba, se recomienda una almohada baja. También se puede aumentar el soporte cervical con una pequeña toalla enrollada debajo del cuello. Otro consejo es colocar una almohada bajo las rodillas para reducir la tensión lumbar.
  • Al dormir de lado, se recomienda una almohada más alta para que el cuello y la cabeza se encuentren alineados con los hombros.

¿Y si cambias de posición durante el sueño?

Existen almohadas con diseños ajustados, que en la zona central tienen un área más baja para dormir boca arriba, mientras que en los extremos presentan áreas más altas para dormir de lado.

  • Dormir boca abajo no es recomendable, pero si no puedes dormir de otro modo, se recomienda una almohada de escaso grosor (de 8-10 cm) y de poca consistencia.
  • Si necesitas dormir sentado, las almohadas en forma de «C» o herradura, pueden serte útiles.

Además de la posición durante el descanso, las preferencias personales y la comodidad son condiciones que intervienen a la hora de encontrar la almohada adecuada. Por esta razón, «a menudo, encontrar la almohada adecuada es una cuestión de ensayo y error«, aclara el especialista.

Hasta la actualidad, no hay evidencia médica clara que respalde un tipo de almohada sobre otra, por lo que el confort personal y el control de dolor son la mejor guía.

«Si la almohada es incómoda o produce dolor o rigidez, es hora de probar una almohada diferente», adiverte el doctor González Murillo.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR