Lovastatina, ¿cuándo y cómo debemos administrarla? #TuFarmacéuticoInforma



La lovastatina se emplea fundamentalmente para el tratamiento de la hipercolesterolemia, así como para prevenir enfermedades como la angina de pecho, el infarto de miocardio o el ictus
Enfermedades y patologías relacionadas: Infarto / Angina de pecho, Arteriosclerosis

La dosis inicial, habitualmente, es de 20g por día, administrados como una dosis única con la cena

Lovastatina es un fármaco destinado a reducir los niveles elevados de colesterol en la sangre, que pueden ser responsables de enfermedades como la arteriosclerosis o enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio.

Este medicamento disminuye la producción de colesterol en el hígado (la mayor fuente de colesterol del organismo) y aumenta la eliminación del colesterol de la circulación sanguínea por el hígado.

Respecto al colesterol LDL y HDL, la lovastatina disminuye de forma significativa el colesterol LDL (colesterol nocivo) y, en la mayoría de los pacientes, eleva el colesterol HDL (colesterol beneficioso).

Irene Suárez, farmacéutica del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, explica en el vídeo cuándo y cómo debemos administrar este medicamento.

¿Cuándo se utiliza la lovastatina?

Se emplea fundamentalmente para al tratamiento de la hipercolesterolemia, así como para prevenir enfermedades como la angina de pecho, el infarto de miocardio o el ictus. También reduce la evolución de la arteriosclerosis.

Un alimentación equilibrada es vital para saber cuánto colesterol llevan los alimentos que comemos.  De esta manera se puede disminuir tanto la cantidad de colesterol que ingerimos, como la que produce el organismo.

¿Cómo debemos administrarla?

En la farmacia comunitaria, se dispone de presentaciones de lovastatina en forma de comprimidos de 20 y 40 mg. La dosis a emplear se debe ajustar de forma individual.

  • La dosis inicial habitualmente es de 20 mg por día, que deben administrarse como una dosis única con la cena.
  • En pacientes con hipercolesterolemia leve a moderada, en algunos casos, pueden ser tratados con una dosis inicial de 10 mg.
  • El médico puede ajustarle la dosis hasta un máximo de 80 mg/día, administrados como dosis única con la cena o en dosis divididas en la comida y la cena.

Lovastatina y reacciones adversas

Aquellos pacientes que tengan que interrumpir el tratamiento deberán seguir las recomendaciones de su médico y realizar una suspensión gradual. No es recomendable dejar de tomar lovastatina de forma brusca.

Las reacciones adversas más frecuentes en el tratamiento con lovastatina son cansancio, debilidad, mareos, dolor de cabeza o sensación de frío en manos y pies. También náuseas, vómitos o diarreas.

En pacientes con insuficiencia cardiaca crónica puede dar a presión arterial baja.

Si presenta dolor, sensibilidad a la presión o debilidad de los músculos, debe consultar con su médico.

Recomendaciones a la hora de su uso 

Entre las principales recomendaciones, es fundamental no utilizar lovastatina sin receta médica y no aumentar la dosis indicada por el médico.

Es de vital importancia cuidar la alimentación, realizar ejercicio físico y evitar la ingesta de bebidas alcohólicas.

Por último, es conveniente desechar el tratamiento que haya sobrado en el punto SIGRE de tu farmacia.

Descubre más artículos sobre Uso de Medicamentos en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR