Levofloxacino, ¿cuándo y cómo debemos tomarlo?

El levofloxacino es un antibiótico considerado de amplio espectro, pues presenta efecto sobre gran cantidad de bacterias, si bien se han descrito casos importantes de resistencias a su efecto.

Es un antibiótico del grupo de las fluoroquinolonas, similar a otros como ofloxacino o ciprofloxacino, que actúan interfiriendo en los procesos de síntesis de ADN y reparación de los genes de las bacterias, provocando su muerte.

Al igual que cualquier otro antibiótico, no tiene ningún efecto frente a infecciones causadas por virus, como gripes, resfriados o la mayoría de las infecciones de garganta.

Está indicado, entre otras, en:

  • Infecciones del tracto respiratorio, como neumonía, bronquitis o sinusitis, e incluso ántrax por inhalación.
  • Infecciones del tracto genitourinario, incluyendo pielonefritis, prostatitis y cistitis.
  • Infecciones complicadas de la piel y tejidos blandos.

No obstante, el médico debe comprobar previamente que la bacteria causante sea sensible al efecto de levofloxacino.

La dosis a emplear y la duración del tratamiento dependen de la localización de la infección y de su gravedad. Suele emplearse en forma de comprimidos por vía oral, aunque también está disponible en inyectables intravenosos, para los casos más graves.

Una de las reacciones adversas más características de levofloxacino es la aparición de diarrea. Si presentas diarrea intensa o de varios días de duración tras su empleo, consulta con tu médico, y no emplees antidiarreicos sin que éste te lo recomiende.

También es conocido el riesgo de lesiones en los tendones, incluyendo tendinitis y ruptura tendinosa. Por este motivo no se recomienda su empleo en niños y adolescentes en etapa de crecimiento.

Pero, indudablemente, el mayor riesgo de ciprofloxacino se debe al mal uso y al abuso que hacemos de este fármaco, que puede conducir a la aparición de resistencias que pueden hacer que este antibiótico deje de ser eficaz. Para tomar medidas que reduzcan el riesgo de resistencias, el Ministerio de Sanidad, a través de la Agencia Española de Medicamentos ha creado un grupo de expertos (Plan Nacional de la Resistencia a Antibióticos o PRAN), en el que participan los farmacéuticos a través de representantes del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Entre las principales medidas, te recuerdo que nunca debes utilizar levofloxacino sin receta médica. Además, es importante que tomes el antibiótico a las horas y durante el periodo de tiempo que te haya indicado el médico. Finalmente, desecha el tratamiento que te haya sobrado en el punto SIGRE de tu farmacia.

Descubre más artículos sobre Uso de Medicamentos en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados