Lavados nasales según la edad del bebé

Canal: Pediatría
¿Debemos lavar siempre la nariz de nuestro bebé? Depende de la edad del niño y de las circunstancias. El pediatra Jesús Garrido explica en este vídeo cuándo y cómo debe hacerse.

Un recién nacido lleva nueve meses sumergido en líquido y, por tanto, la nariz está mojada continuamente. “En el momento que sale a un ambiente más seco y en el que, además, hay cambios bruscos de temperatura nos encontramos con que la nariz tiene que acostumbrarse a ese nuevo ambiente, y lo que hace es que se congestiona ante cualquier cambio de humedad o temperatura”, explica el pediatra Jesús Garrido. Ante esta situación, muchos padres comienzan a realizar lavados nasales a su bebé, es decir, introducen suero a presión y con un aspirador intentan sacar lo que pueden de mucosidad o de propio suero. El resultado de ello es que la nariz se irrita todavía más y la situación empeora. Esto se conoce como rinitis seca del lactante.

Es importante saber que simplemente se trata de una congestión por la sequedad del ambiente, la cual se puede regular añadiendo una gota de suero fisiológico en cada orificio de la nariz. Si se introduce a presión, se irrita; y si se introduce aspiración con presión negativa, se produce más congestión. Por ello, no hay que hacer lavados, sino que se debe mojar la nariz con una gota de suero fisiológico.

¿Cuándo es útil hacer lavados nasales a los niños?

  • Cuando un niño tiene mucha mucosidad clara y se le hace un lavado nasal no sirve de nada porque cinco minutos más tarde va a volver a tener moco claro cayendo de la nariz.
  • Otra situación muy frecuentes es que después de un catarro, al niño le crecen la vegetaciones para producir defensas contra dicho catarro, y lo que se nota es que ya no hay moco en la nariz, sino que tiene mucho moco en la garganta y le cuesta respirar porque tiene algo que impide que el aire pase hacia atrás, las vegetaciones. Mediante el lavado nasal no se eliminan las vegetaciones y no se llega donde está el moco, por lo que es totalmente infructuoso.
  • La única situación en la que el lavado nasal sí sirve es cuando el niño tiene mucho moco espeso saliendo de la nariz continuamente. Si este moco espeso se limpia con un buen lavado, tarda horas en volver a llenar la nariz. Es una forma de mejorar la calidad de vida y la respiración del niño durante ese tiempo.

¿Cómo se debe hacer el lavado nasal para que al niño no le duela?

Se debe inclinar la cabeza de lado e introducir el suero por el orificio que queda por encima. Lo normal es que el suero salga o bien por el otro orificio de la nariz o bien que el niño se lo trague. Después, se le tiene que poner en la posición contraria e introducir el suero por el orificio que ahora queda por encima. Asimismo, el aspirador se puede usar pero solo hasta que se extraiga el moco que se ve, ya que si se hace mucho el aspirador puede producir más congestión y estimula más la producción de moco.

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR