Lactancia mixta ¡todo lo que debes saber!

Canal: Pediatría


Descubre los 5 consejos sobre la lactancia mixta que te ayudarán a darle la mejor alimentación a tu bebé. No te pierdas el vídeo del pediatra Jesús Garrido.

Hablar de lactancia mixta muchas veces puede resultar problemático porque “claro que lo que mejor que se le puede ofrecer a un bebé es la leche de su madre, pero tenemos que ser claros y hay situaciones en las que esto no es posible y muchas veces no porque no podamos dar leche materna, sino porque no es suficiente solo con la leche materna”, explica el pediatra Jesús Garrido quien asegura que “cada familia es diferente y no debemos juzgar a los padres porque cada uno tiene sus circunstancias y no podemos establecer que una opción sea la única y la que le funciona a todo el mundo”. Aquí van unos cuantos consejos a tener en cuenta si te preocupa el tema de la lactancia mixta:

Si la leche materna no es suficiente, busca asesoramiento porque puede tener solución

Hay casos en los que la lactancia materna no es suficiente porque no se produce toda la leche materna necesaria, esto puede tener diferentes causas y, por lo tanto, diferentes soluciones. “Puede haber un mal agarre, una hipogalactia por cuestiones que se pueden resolver en la madre o simplemente puede haber un problema de horarios”, apunta Garrido. Por eso, antes de abandonar la lactancia materna, siempre se puede buscar asesoramiento o ayuda para conseguir que aumente la producción de leche del pecho hasta lograr que sea suficiente para poder alimentar al bebé.

Si es necesario, recurre a la lactancia mixta, no es un drama y puede tener ventajas

Existen otros casos en los que puede no haber solución o en los que la madre no puede estar el 100% del tiempo con su hijo. Si estas en esta situación, debes saber que complementar la lactancia materna con leche adaptada no es un drama, incluso puede tener ventajas. “Una de las cosas que se ha comprobado es que los niños que toman una suplementación de leche artificial tienen menos tendencia a desarrollar una alergia a las proteinas de la leche de vaca que los niños que están solo con lactancia materna”, asegura el pediatra. Esto es así porque si introducimos un elemento extraño, como es la leche artificial, cuando el niño todavía tiene todas las defensas que su madre le ha traspasado a través de la placenta, las posibilidades de que tenga una infección cuando empieza con esa leche artificial son mucho menores que si se hace en etapas posteriores y el niño ya está “solo ante el peligro”.

Intenta dar el pecho por la mañana o al mediodía y el biberón por las tardes

Debes saber que en el momento que introducimos la lactancia mixta, el objetivo debería de ser tratar de mantener la lactancia materna el mayor tiempo posible y, lo principal, será siempre que el niño esté bien alimentado, que el bebé esté bien. Recuerda que puede ocurrir incluso que, una vez introducida la lactancia mixta, finalmente se pueda volver en exclusiva a la lactancia materna. De cara a preservar la lactancia materna debemos tener en cuenta que la producción de leche del pecho va en función del ciclo circadiano de la madre, tiene una producción alta durante la mañana y mediodía y, a partir de que atardece y anochece, baja la producción hasta la 1 o las 2 de la mañana que, de nuevo, vuelve a subir y es cuando tenemos el pico máximo.

Hay muchos niños que tienen el ritmo del sueño cambiado y están más activos durante la tarde noche y están mucho menos activos por la mañana. Esto es un problema para mantener la lactancia materna porque, si durante las horas en que hay más producción de leche el niño está dormido y no vacía el pecho, el pecho interpreta que sobre leche y baja la producción. Si el niño vuelve a estar más activo de nuevo en la tarde/noche, cuando baja la producción de leche materna, es más fácil que al final necesitemos recurrir a más tomas de biberón para poder complementar hasta que el niño se queda con hambre. Por lo tanto, habría que intentar que el bebé tome pecho durante la mañana y al mediodía. Si hacemos esto lograremos que el niño coma durante las horas que el pecho produce más leche y duerma en las horas de menos producción.

Conoce los distintos tipos de leche que puedes usar a la hora de complementar

Existen leches más fáciles de digerir que son más parecidas a la leche materna, de estas tenemos distintas fórmulas:

  • Hidrolizadas de leche de vaca
  • Hipoalergénicas
  • Leches a partir de leche de cabra

“Debes saber que la leche de cabra es mucho más parecida a la leche materna y, por tanto, cuando tenemos que suplementar estaremos haciéndolo con una formulación que es más parecida a la leche materna si usamos leche de cabra”, indica el doctor Garrido.

Ofrécele primero el pecho, siempre que el niño pida

Si lo que queremos es poder mantener la leche materna, habrá que ofrecerle primero el pecho cuando el niño pida. Solo ofreceremos suplementación de biberón cuando, tras tomar el pecho, el bebé se hay quedado con hambre. En estos casos tendremos que darle biberón hasta que el bebé no quiera más. De esta forma, evitaremos que se retire por completo la lactancia materna.

Descubre más artículos sobre Lactancia materna en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR