16mar. 18

Hidroxiácidos y retinoides, ¿qué debes saber para el cuidado de la piel?

Cristina Tiemblo, vocal nacional de Dermofarmacia, explica los efectos que producen los hidroxiácidos y retinoides en el cuidado de la piel.¡No te pierdas el vídeo!

Transformar se encuentra en el segundo nivel de la pirámide de los cuidados de la piel y está enfocado a mejorar el estado de la epidermis. “Para este enfoque nos encontramos con diversos activos eficaces y avalados científicamente, como son los hidroxiácidos y retinoides”, explica Cristina Tiemblo, vocal nacional de Dermofarmacia.

¿Qué beneficios aportan los hidroxiácidos y retinoides para la piel?

  • Reducción de las arrugas finas y de las de expresión
  • Mejora de la textura de la piel
  • Aumento de la luminosidad

¿Qué son los hidroxiácidos?

Los hidroxiácidos son un grupo de ácidos orgánicos muy abundantes en la naturaleza que actúan como exfoliantes de la piel, por lo que estimulan la eliminación de las células epidérmicas más antiguas. De esta forma, facilitan su renovación para tener una piel más lisa y aumentan el espesor de la epidermis.

Existen distintos tipos de ácidos:

  • Ácido glicólico, que es el más conocido.
  • Ácido cítrico
  • Ácido salicílico, cuya fuente natural original es la corteza de sauce.
  • Ácido láctico
  • Ácido málico

¿Qué son los retinoides?

Los retinoides son compuestos naturales o sintéticos, que tienen la misma actividad biológica que la vitamina A. Son capaces de aumentar el espesor epidérmico y reducir la producción de grasa, por lo que los beneficios son similares a los de los hidroxiácidos. Entre ellos, destacan:

  • Retinol
  • Tretinoína o ácido retinoico
  • Retinoato
  • Isotretinoína

Es muy importante saber que de todos ellos solamente el retinol tiene registro como cosmético, el resto son fármacos. Asimismo, se desaconseja el uso de retinoides durante el embarazo y la lactancia.

La importancia de conocer la concentración y el pH

En el segundo escalón de la pirámide hay una gran variedad de activos, pero es fundamental conocer su concentración y el pH al que van formulados, por ejemplo: no es lo mismo emplear sobre la piel un ácido glicólico con una concentración del 5% que del 20%, al igual que tampoco es lo mismo dos glicólicos al 20% formulados con diferente pH.

En los retinoides, el pH no es crítico; sin embargo, la concentración sí lo es porque la eficacia y los efectos adversos dependen de ella. Además, también es muy importante la manera de formularlos, ya que son muy inestables. Por ello, para que una fórmula con retinoides sea eficaz debe tener, al menos, una concentración de 0,1% de retinol puro.

Por ello, el uso que se haga de los hidroxiácidos y retinoides sobre la piel de forma separada o conjunta, la elección de cada tipo y el nivel de concentración depende del tipo de piel que se tenga y de lo acostumbrada que esté al uso de hidroxiácidos y retinoides. Además, hay que tener en cuenta que se trata de ácidos y activos con acción exfoliante, por lo que es normal que se note una sensación de picor en la piel durante la aplicación. De hecho, la diferencia principal entre el picor normal de la acción exfoliante y una reacción adversa al producto es que la primera desaparece al cabo de varios minutos y la segunda permanece.

Descubre más artículos sobre Dermofarmacia en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR