17Jun. 21

Hernia discal lumbar, ¿qué debes saber?



Enfermedades y patologías relacionadas: Hernia discal

La edad, el sexo masculino, la obesidad o la carga de pesos inadecuada son algunos factores de riesgo de la hernia discal lumbar

Una hernia discal lumbar es un problema que se produce en los discos cartilaginosos que se encuentran entre las vértebras de la zona lumbar (parte baja de la espalda). Normalmente, provoca dolor en los glúteos, muslos y pantorrillas que podrá extenderse hacia los pies.

¿Por qué se produce una hernia discal lumbar?

Tal como explica el Dr. Manuel González Murillo, cirujano de columna, los discos intervertebrales son las “almohadillas” que se encuentran entre las vértebras.

Están constituidos por un núcleo pulposo de consistencia gelatinosa en la zona central. Este se compone en gran parte por agua, lo que otorga flexibilidad al disco, y de un anillo fibroso hecho de bandas elásticas de colágeno que recibe mucha inervación. Esto quiere decir que tiene mucha capacidad para percibir la sensibilidad o el movimiento. Por lo tanto, «una lesión de este anillo puede justificar por sí misma el dolor», apunta el doctor.

​En ocasiones, cuando el anillo fibroso se rompe, parte del disco intervertebral se desplaza hacia el canal medular (canal donde se encuentra la médula espinal). Como resultado, se irritan las raíces nerviosas produciendo dolor irradiado, disminución sensibilidad y/o pérdida de fuerza por glúteos, muslos y piernas (ciatalgia).

Factores de riesgo

Existen factores de riesgo que predisponen a desarrollar una hernia discal lumbar. Los más frecuentes son:

¿Cómo se diagnostica?

Analizar la historia clínica del paciente será muy útil para sospechar la hernia discal lumbar. En ocasiones, será necesario realizar algunas preguntas a la persona afectada, con el fin de obtener datos útiles para el diagnóstico. Es lo que se conoce como anamnesis.

Tras la anamnesis, el doctor realizará la exploración física y encargará pruebas de imagen. Lo más habitual es que se realice una resonancia magnética nuclear (RMN).

¿Qué tratamientos son necesarios?

En la mayor parte de las ocasiones, el dolor que provoca una hernia discal lumbar puede controlarse con:

  • Tratamiento farmacológico
  • Rehabilitación
  • Infiltraciones

Por lo tanto, no tiene por qué ser necesario realizar tratamiento quirúrgico. De hecho, con las técnicas anteriores, el paciente suele mejorar en un plazo de tiempo variable que suele ser menor de 13 semanas.

En la mayoría de los casos, una hernia discal lumbar mejorará progresivamente en un periodo de días a semanas.

A menos que haya déficits neurológicos, el tratamiento es conservador. Suele requerir reposo, fármacos, terapia física o inyecciones de esteroides a cargo de las Unidades de Dolor.

Cirugía

La cirugía se recomienda tras un período de tratamiento no quirúrgico que no ha aliviado los síntomas dolorosos.

Entre las opciones de tratamiento quirúrgico de mínima invasión, destaca la realización de una endoscopia de columna.

Descubre más artículos sobre Cirugía de columna en el canal Traumatología.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR