¿Qué es una hernia discal cervical?



Una hernia discal cervical puede producir un entumecimiento y dolor agudo desde el cuello hasta los hombros y brazos, que se conoce como radiculopatía cervical
Enfermedades y patologías relacionadas: Hernia de disco, Hernia discal

El dolor que produce una hernia discal cervical se conoce como radiculopatía cervical

Una hernia discal cervical es el resultado de la comprensión de la médula espinal o de una raíz nerviosa a consecuencia del desplazamiento o la degeneración de un disco intervertebral del cuello (almohadillas que separan las vértebras, en este caso, de la columna cervical).

Las personas que sufren una hernia discal cervical sienten dolor de cuello que puede irradiarse a los miembros superiores (hombros, brazos, muñecas y manos).

¿Por qué se produce una hernia discal cervical?

Tal como explica el Dr. Manuel González Murillo, cirujano de columna, una hernia discal cervical es una protuberancia debida a la pérdida de altura por deshidratación de los discos intervertebrales. Esta deformación está asociada al envejecimiento.

La degeneración progresiva de los discos puede producir formación de osteofitos (picos óseos) que reducen el espacio de la salida de la raíz nerviosa. Estos cambios se denominan espondiloartrosis o espondilosis cervical.

«Es importante tener presente que todos estos cambios son ‘normales’ y ocurren en todas las personas«, apunta el Dr. González Murillo. De hecho, «si se hiciera resonancia magnética cervical a todas las personas de al menos 50 años, casi la mitad mostrarían discos degenerados y atrapamiento de los nervios», añade.

Sin embargo, se desconoce por qué algunos pacientes tienen síntomas y otros no.

¿Cómo es el dolor que ocasiona una hernia discal cervical?

El dolor que se produce debido a compresión o daño en la estructura de un nervio se conoce como dolor radicular. En este caso, será cervical.

Se describe, generalmente, como un dolor agudo que se extiende por la zona de la piel por la que transcurre el nervio cutáneo afectado (dermatoma). Al tratarse de una hernia discal cervical, podrá sentirse en el hombro, los brazos, antebrazos, codos, muñecas o manos.

También pueden existir parestesias, en forma de entumecimiento u hormigueos.

Incluso, puede sentirse pérdida de fuerza al realizar ciertas actividades, como abrir una puerta o un bote.

Estos síntomas pueden empeorar con ciertos movimientos; por ejemplo, al extender el cuello, exigirle movimientos excesivos o al girar la cabeza.

¿Cómo se diagnostica?

Tras un interrogatorio detallado, el médico deberá realizar una exploración específica con diferentes maniobras.

Del mismo modo, solicitará pruebas complementarias, como radiografías, resonancia magnética, TAC y estudios de neurofisiología.

¿Qué tratamientos son necesarios?

La mayoría de los pacientes con radiculopatía cervical (dolor producido por la hernia que afecta a los discos de la columna cervical) precisan tratamiento conservador y observación.

Así, los analgésicos, la rehabilitación y las infiltraciones a cargo de las Unidades del Dolor de los centros sanitarios son claves en esta etapa.

En algunas ocasiones, es necesario valorar un tratamiento quirúrgico. Dependiendo de la causa de la compresión nerviosa se determinarán su abordaje y la técnica quirúrgica.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR