16Jun. 21

Fotoprotección tópica, ¿qué debes saber? #TuFarmacéuticoInforma



La fotoprotección tópica, en forma de cremas, geles, brumas o sprays, reduce el riesgo de cáncer de piel, evita quemaduras y frena el envejecimiento cutáneo, entre otras ventajas
Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer de piel, Melanoma

Título 2 con la keyword

Llamamos fotoprotección tópica a aquella que nos protege de las radiaciones solares de forma externa, ya que se aplica directamente sobre la piel. Existe en diferentes presentaciones, desde las clásicas cremas solares, hasta en forma de maquillajes con SPF o de brumas faciales.

La exposición al sol, de forma segura y controlada, tiene efectos positivos para la salud, ya que nos ayuda a obtener vitamina D. Esta es imprescindible para el buen funcionamiento del sistema inmune y necesaria para una correcta absorción de calcio en los huesos y dientes. Además, también contribuye a mejorar nuestro estado de ánimo.

Sin embargo, una sobreexposición al sol provoca efectos negativos:

  • Disminuye las defensas inmunitarias de la piel, lo que, a su vez, reduce la capacidad de respuesta frente a agresiones externas.
  • Favorece el envejecimiento prematuro y, por tanto, la aparición de manchas, arrugas… Es lo que se conoce como fotoenvejecimiento.
  • Contribuye al desarrollo de cáncer de piel.

De ahí la importancia de la fotoprotección tópica

La fotoprotección tópica resulta una estrategia fundamental a la hora de reducir los efectos no deseados del sol y mantener la salud de la piel. Por eso, en este videoconsejo del Consejo General de Colegios Farmacéuticos explican qué elementos contiene un fotoprotector de calidad.

  • Factor de Protección Solar o Índice SPF: nos indica la protección frente a la radiación UVB. Elegiremos un SPF u otro en función de diferentes factores:
    • Nuestro color de piel o fototipo. Las pieles claras requieren un factor de protección 50+, mientras que las bronceadas pueden optar por uno de 30+ cuando no vayan a exponerse directamente al sol.
    • La zona geográfica en la que tomemos el sol: no es lo mismo estar en Inglaterra que en España, donde la intensidad de la radiación solar es mayor.
    • El tiempo de exposición a las radiaciones. Aunque nuestra piel sea más oscura, si vamos a pasar el día en la playa, deberemos usar fotoprotectores altos o muy altos.
  • Índice de Protección frente a la radiación UVA. Esta es la que causa fotoenvejecimiento. Está presente todo el año, incluso en la sombra, y atraviesa las ventanas.
  • Tecnologías Antioxidantes e inmunoprotectoras: nos protegen frente a los radicales libres o de inmunodeficiencias como el herpes, que se derivan de la sobreexposición solar.
  • Reparadores que ayuden a nuestro sistema endógeno a reparar el daño causado derivado de la sobreexposición solar. Protegen a nuestro organismo de posibles daños a largo plazo, como cáncer de piel.

Diferentes formatos y texturas

La fotoprotección tópica está disponible en varios formatos y texturas. En general, se recomienda optar por texturas ligeras en casos de para piel mixta o grasa. Y, para las pieles con tendencia acneica, es mejor optar por fotoprotectores oil-free y no comedogénicos.

Sin embargo, para pieles más secas, escogeremos texturas más nutritivas.

Cómo aplicar la fotoprotección tópica

El fotoprotector debemos aplicarse antes de salir de casa y renovarse cada 2 horas, sin olvidar algunas zonas del cuerpo que a menudo quedan desprotegidas, como los pies, las orejas o los párpados.

  • Es importante utilizar también gafas de sol para proteger adecuadamente la vista y evitar la exposición, sobre todo, durante las horas centrales del día.
  • En las épocas de más calor, debe hacerse hincapié en mantener una correcta hidratación. Para ello, es recomendable consumir alimentos ricos en agua, como frutas y verduras.

Además, se debe «consultar al farmacéutico si tomas alguna medicación, ya que existe el riesgo de que tu piel se fotosensibilice y reaccione de forma anormal a la exposición solar», recuerda la farmacéutica Teresa Pardo.

Por último, para tener una protección integral, es necesario completar la fotoprotección tópica con fotoprotectores orales.

Descubre más artículos sobre Dermofarmacia en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR