Fascitis plantar, la causa más común de dolor en el talón



Más del 90 % de los pacientes con dolor en el talón a causa de la fascitis plantar mejoran en un plazo de 10 meses de comenzar con métodos de tratamiento simples

La cirugía de la fascitis plantar puede ser necesaria a partir de los 12 meses con dolor en el talón tratado sin resultados

La fascitis plantar es la causa más común de dolor en la base del talón. Se trata de un problema que se ocasiona en la fascia plantar, que es un ligamento largo y delgado que da soporte al arco del pie.

Las causas de la fascitis plantar no son identificables en la mayoría de los casos. Sin embargo, existen muchos factores de riesgo, que pueden hacer a una persona ser más propensa a esta condición:

  • La obesidad
  • Tener los pies cavos
  • La actividad de impacto repetitivo, como correr o practicar algunos deportes.
  • Tener un espolón calcáneo, esto es, un crecimiento en la parte inferior del hueso del talón, que sobresale en forma triangular o de lanza.

Sin embargo, aunque muchas personas con fascitis plantar tienen espolones del talón, estos no son la causa del dolor que sienten. «Una de cada 10 personas tiene espolones del talón, pero solo el 5 % de ellas tiene dolor en el pie afectado», apunta el Dr. Manuel González Murillo.

¿Cuáles son los síntomas de la fascitis plantar?

Los síntomas más comunes de la fascitis plantar incluyen dolor…

  • En la base del pie cerca del talón.
  • Al dar los primeros pasos después de levantarse de la cama en la mañana. O bien después de un largo período de reposo, como un viaje largo en coche o autobús. El dolor cede después de caminar unos pocos minutos.
  • Más intenso después del ejercicio o la actividad física.

¿Cómo se diagnostica?

En la exploración, el médico observará si el paciente tiene el arco pronunciado (pie cavo), si siente dolor al palpar el talón o si tiene limitación de movimientos durante la flexión dorsal de tobillo.

Además de la exploración, puede ser necesario realizar pruebas complementarias, como radiografías, ecografías o resonancia magnética.

Tratamiento del dolor en el talón por fascitis plantar

Más del 90 % de los pacientes con fascitis plantar mejorarán en un plazo de 10 meses de comenzar con métodos de tratamiento simples, que consisten en:

  • Reducir o incluso suspender totalmente las actividades que empeoran el dolor, como primer paso para conseguir que este disminuya.
  • Poner frío local. Por ejemplo, pasando los talones sobre una botella de agua fría o hielo.
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (aines).
  • Realizar ejercicios de estiramientos de fascia plantar y región gemelar.
  • Aplicar inyecciones de corticoesteroides con el objetivo de reducir inflamación y dolor. Sin embargo, «debemos evitar la realización de múltiples infiltraciones en la zona», advierte el Dr. González Murillo.
  • Usar taloneras de silicona, plantillas y ortesis nocturnas.
  • Ir a rehabilitación y a fisioterapia.

Cirugía

La opción quirúrgica puede considerarse si han pasado 12 meses de tratamiento conservador, es decir, de acuerdo con las indicaciones anteriores, y el dolor permanece.

Entre las técnicas de cirugía de la fascitis plantar, destacan el alargamiento de gastrocnemio medial y la liberación de la fascia plantar.

Las complicaciones más comunes de la cirugía de liberación incluyen alivio incompleto del dolor y la lesión nerviosa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR