¿Qué aporta la espiritualidad de los cuidadores a las personas mayores?

Canal: COVID-19


La espiritualidad ha demostrado ser una herramienta eficaz para afrontar el malestar y reducir el estrés y la ansiedad, sobre todo en épocas difíciles como la de la pandemia del coronavirus
Enfermedades y patologías relacionadas: Ansiedad

La espiritualidad reduce los niveles de ansiedad y depresión y ayuda a amortiguar la ira

Los efectos de la espiritualidad y la religiosidad de los cuidadores sobre las personas mayores a las que prestan cuidados no se han estudiado por parte de la psicología hasta muy recientemente. Sin embargo, «en estos tiempos de la pandemia de la COVID-19, la religiosidad y la espiritualidad son un recurso importante para muchas personas que cuidan de personas mayores, de familiares que tienen alguna enfermedad, discapacidad o dependencia», explica el Dr. Javier López, psicólogo y profesor titular de la Universidad San Pablo-CEU.

«En efecto, la espiritualidad ha demostrado ser una herramienta eficaz para afrontar el malestar«, incide el psicólogo en este vídeo producido junto a la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. En particular, el Dr. López apunta que la espiritualidad, cuando se entiende de una manera sana, ayuda a tener una mejor salud y una mayor esperanza de vida, ya que:

  • Reduce los niveles de malestar, ansiedad y depresión.
  • Sirve para amortiguar la ira.

Ahora bien, existen diferentes formas de concebir a Dios, explica el psicólogo, y unas son más indicadas que otras para vivir con una mayor salud emocional:

  • Un Dios delegativo, que nos hace todas las cosas, no resulta muy útil.
  • Un Dios autodirigido, que nos hace lo que le mandamos hacer, que tampoco ayudaría mucho.
  • Un Dios colaborativo. Esta es la idea de Dios que conciben la mayoría de los cuidadores. Se trata de una alternativa en la que cuidador y Dios cooperan y contribuyen para afrontar la situación.

La actitud ha de ser colaborativa

«Pensar que somos capaces de afrontar las situaciones difíciles con la ayuda de Dios, es la actitud más madura y saludable, y en tiempos de la pandemia de coronavirus, las preguntas de los cuidadores pueden ser respondidas con el apoyo de la comunidad religiosa a la que pertenezcan», asegura el Dr. Javier López.

Desde el punto de vista psicológico y gerontológico, la religiosidad y la espiritualidad, cuando tienen una dimensión sana y saludable, contribuyen a un mejor afrontamiento de los problemas, como ocurre ante una enfermedad como la infección por nuevo coronavirus, que por ser nueva y desconocida, no sabemos bien cómo afrontar.

Otras herramientas que pueden ayudar

Otra herramienta que puede facilitar la convivencia con personas mayores es el perdón. Tanto perdonar como saber pedir perdón nos acerca como seres humanos y nos ayuda a sobrellevar la situaciones difíciles. Puedes verlo aquí.

¿Y sabías que el sentimiento de culpa no tiene por qué ser siempre algo negativo, sino que puede ayudarnos a ser mejores personas? Te lo contamos en este otro vídeo del Dr. Javier López.

Descubre más artículos sobre Geriatría y Gerontología en el canal COVID-19.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR