Esomeprazol, ¿cuándo y cómo utilizarlo? #TuFarmacéuticoInforma



El esomeprazol está indicado en el tratamiento de enfermedades relacionadas con una gran producción de ácido del estómago
Enfermedades y patologías relacionadas: Gastritis

El esomeprazol previene el daño gástrico que producen los fármacos antiinflamatorios

El esomeprazol forma parte, junto con otros medicamentos como el pantoprazol o lansoprazol, de los llamados fármacos antiulcerosos o inhibidores de la bomba de protones.

Estos medicamentos no son antiácidos ni protectores gástricos. Sus efectos se deben a que consiguen disminuir la producción de ácido por parte del estómago.

A través de este vídeo del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, encontramos las claves necesarias, vitales a la hora de saber cómo y cuándo administrar este medicamento.

¿Cuándo debo utilizar esomeprazol?

El esomeprazol está indicado en el tratamiento de enfermedades asociadas a un exceso en la producción de ácido del estómago, como la úlcera gastroduodenal o la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

También son útiles para la prevención del daño gástrico producido por medicamentos como los antiinflamatorios.

En estas situaciones es necesaria la validación de un médico a la hora de utilizar el fármaco.

¿Cómo debo de utilizar esomeprazol?

El esomeprazol está disponible en la farmacia comunitaria en forma de cápsulas, comprimidos, inyectable intravenoso y como granulado para suspensión oral.

La dosis a utilizar la debe establecer el médico de forma individual.

Por ejemplo, de forma general para el tratamiento de úlceras gástricas provocadas por AINE (antiinflamatorios no esteroideos) se suele recomendar una dosis de 20 mg dos veces al día durante 4 – 8 semanas.

Se puede tomar con alimentos o con el estómago vacío.

El empleo abusivo del esomeprazol, durante periodos prolongados de tiempo (mayores a 1 año) o a dosis elevadas, se ha visto relacionado con reacciones adversas que pueden llegar a ser importantes, como la  reducción en los niveles de vitamina B12 y magnesio, así como osteoporosis.

Por tanto, sólo debemos utilizarlo cuando el médico lo considere adecuado, y siempre a las dosis que nos haya recomendado.

Posibles efectos secundarios del fármaco

Las reacciones adversas más frecuentes son dolor de cabeza, dolor de estómago, estreñimiento, gases, náuseas o vómitos.

Ante la aparición de dificultad para respirar (de forma repentina), enrojecimiento de la piel, orina oscura o piel amarilla, debe consultar con su médico lo más rápido posible.

Entre las principales recomendaciones, es fundamental no utilizar esomeprazol sin receta médica y no aumentar la dosis indica por el médico.

Por último, se debe desechar el tratamiento que haya sobrado en el punto SIGRE de la farmacia

 

Descubre más artículos sobre Uso de Medicamentos en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR