Escoliosis, ¿qué es y qué tratamientos existen?

El cirujano de columna Manuel González Murillo explica qué implicaciones puede tener la escoliosis y qué tratamientos pueden aplicarse para corregir esta desviación de la columna vertebral
Enfermedades y patologías relacionadas: Escoliosis, Escoliosis causas

La escoliosis es una curva de la columna vertebral que le da aspecto de “C” o de “S”, en lugar del de una “I” recta.

Tal como explica el cirujano de columna Manuel González Murillo, este desplazamiento se produce por un giro de las vértebras que puede ocasionar que un hombro o la cadera quede más arriba que el lado contrario.

La escoliosis puede ocurrir a cualquier edad, incluso cuando se es adulto, pero el tipo más frecuente es en la adolescencia, en niños a partir de los 10 años y, sobre todo, en mujeres.

Suele cursar sin dolor, sin alteración neurológica ni problemas respiratorios. La inquietud principal del paciente y sus familiares es la preocupación por la estética anómala de la espalda.

Eso sí: si la escoliosis no se trata, las curvas que superen los 50º pueden conllevar problemas pulmonares a largo plazo, como la reducción de la capacidad pulmonar y el desarrollo de la enfermedad pulmonar restrictiva.

El tipo de tratamiento dependerá de:

  • El grado de la curva.
  • La edad de la paciente.
  • El crecimiento restante hasta alcanzar la madurez esquelética.

¿Qué tratamientos existen?

  1. Observación, cuando la curva sea leve (inferior a 20º), o si el niño está cerca de la madurez esquelética. Dicha observación requiere un control regular cada 3 o 6 meses para ver si se produce progresión.
  2. Tratamiento ortopédico con corsé. Tiene como objetivo impedir que las curvas empeoren. El corsé puede ser efectivo si el niño aún está creciendo y tiene una curvatura de la columna de entre 25 y 45º. Existen diferentes tipos de corsé que deberán utilizarse 21 horas al día, con 3 horas de descanso y actividad deportiva.
  3. Tratamiento quirúrgico, si la curva de escoliosis es mayor de 45º. Se usan implantes de tornillos, ganchos, alambres y barras con el fin de enderezar la columna. También puede realizarse un injerto de hueso para ayudar a que la columna suelde y quede sólida. Tras la cirugía, los pacientes caminan al segundo día sin necesidad de corsé y son dados de alta después de una semana. El regreso a la mayoría de las actividades deportivas es posible unos 6-9 meses después. Esta intervención no debería interferir con futuros embarazos o partos en estas pacientes.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados