Embarazo y cosméticos, ¿qué debes saber? #TuFarmacéuticoInforma



Los cosméticos actúan en las capas superficiales de la piel, por lo que es improbable que afecten al feto
Enfermedades y patologías relacionadas: Acné, Rosácea

Durante el embarazo, la piel es más sensible y reactiva  

El uso de cosméticos durante el embarazo puede ser un interrogante. ¿Es recomendable utilizarlos o pueden ser perjudiciales para el bebé? Para tratar de resolver esta duda, el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos explica los aspectos clave sobre el uso de productos para la piel en esta etapa llena de cambios y de dudas acerca de qué puede afectar al correcto desarrollo del bebé.

La piel durante el embarazo

La mujer, durante el embarazo, experimenta cambios fisiológicos debido a alteraciones hormonales, endocrinas e inmunológicas.

Como resultado, la piel, el cabello y las uñas pueden sufrir el agravamiento de afecciones dermatológicas ya establecidas —acné, rosácea o dermatitis— o bien estas pueden aparecer por primera vez.

En esta etapa también es frecuente la aparición de hiperpigmentaciones (manchas) que pueden producir un oscurecimiento de:

  • Areolas (parte de la piel de color oscuro que rodea el pezón de la mama)
  • Periné (espacio que media entre el ano y los genitales externos)
  • Ombligo
  • Axilas
  • Parte interna de los muslos
  • Línea alba (es una estructura fibrosa que recorre la línea media del abdomen, desde el pubis hasta el ombligo)
  • Pecas
  • Cicatrices recientes

Esta hiperpigmentación también puede ser visible en el rostro, causando incómodas y antiestéticas manchas de color oscuro en forma de mapa que aparecen en las zonas expuestas al sol: frente, mejillas y labio superior.

Normalmente, desaparecen después del parto, pero es muy importante la elección de un  fotoprotector adecuado, especialmente si el embarazo coincide con el verano.

Durante el embarazo, la piel es más sensible y reactiva. Se deshidrata con facilidad y puede presentar picor o prurito gestacional, e incluso puede dejar de tolerar los cosméticos habituales.

Por otra parte, el aumento de peso y volumen puede condicionar la aparición de estrías, varices o hemorroides y también causar pesadez e hinchazón de piernas, pies y tobillos.

Lo cierto es que todas las alteraciones citadas anteriormente se resuelven en la mayoría de los casos al finalizar la gestación.

Cosméticos durante el embarazo, ¿es seguro utilizarlos?

En general, los cosméticos tienen poca penetración percutánea, es decir, su acción de absorción se limita a las capas superficiales de la piel. Por tanto, es poco probable que la piel los absorba hasta llegar a la sangre. Esto significa, a su vez, que es muy improbable que afecten al feto. Por lo tanto, la mayoría de las veces su aplicación es segura tanto para la madre como para el bebé.

Cosméticos que se deben evitar

El uso de cosméticos durante el embarazo debe evitarse cuando se trata de:

  • Retinoides: no hay evidencia suficiente que demuestre que la aplicación tópica de todos los derivados retinoides sea segura. Está probado que por vía oral causan malformaciones importantes en el feto. Por este motivo, los retinoides tópicos están contraindicados durante el embarazo.
  • Hidroquinona: Despigmentante muy utilizado en ciertas formulaciones y que se absorbe aproximadamente un 40% por esta vía.
  • Resorcinol: Despigmentante desaconsejado en el embarazo.
  • Aceites esenciales puros: Algunos tienen potencial efecto abortivo y además pueden causar reacciones alérgicas y cutáneas.
  • Antitranspirantes: Sales de aluminio utilizadas como antitranspirante para superficies extensas. Por ejemplo, las manos y los pies. Deberían suspenderse, pues se desconoce si existe absorción sistémica tras su administración.
  • Cafeína: Utilizada para atenuar ojeras o celulitis por su efecto vasoconstrictor, podría penetrar la barrera transdérmica y alterar el sistema nervioso del feto.
  • Ácido acetil salicílico: Ampliamente utilizado como despigmentante, podría usarse si fuera necesario, pero a dosis bajas y zonas localizadas.
  • Ahas: Pueden resultar irritantes y en concentraciones elevadas o bien con alto tiempo de exposición tienen la capacidad de llegar a torrente sanguíneo.
  • Peróxido de benzoilo: Activo de uso en acné, se desaconseja su uso por precaución.
  • Tintes de pelo: No existe suficiente evidencia científica al respecto, es necesario tener precaución a la hora de administrarlos, especialmente si se producen nuevas sensibilidades.

Descubre más artículos sobre Dermofarmacia en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR