El papel de la leche en la alimentación complementaria

Canal: Pediatría
¿Cuál es el papel de la leche en la alimentación complementaria? ¿Es importante para el niño seguir tomando leche? Aclara dudas el pediatra Jesús Garrido.

Desde su nacimiento, un niño puede alimentarse solo de leche. En ella encontramos todo lo que necesita: agua, macronutrientes, hidratos de carbono, grasas, proteínas…  Además, en una proporción perfecta para cubrir sus necesidades. También tiene micronutrientes que son fundamentales para su desarrollo en este primera etapa.

La cuestión es que no podemos estar toda la vida tomando solo leche, esto se debe a que hay algunos micronutrientes que en la leche están en cantidad insuficiente y los tenemos que aportar con otros alimentos. Esto es lo que llamamos alimentación complementaria, te explicamos más en este vídeo sobre el papel de la leche en la alimentación complementaria.

“Los primeros meses el bebé puede estar bien tomando solo leche porque, a través de la placenta, ya ha recibido esos micronutrientes durante el embarazo. Pero estos empiezan a agotarse, en unos niños antes y otros más tarde, y así llega el momento en el que el niño tiende a alimentarse con otras cosas distintas a la leche. Suele ser a partir de los 6 meses y dura hasta los 2 o 3 años, momento en el que el niño ya pasará a tener una alimentación completa como la de sus padres”, explica el pediatra Jesús Garrido que señala que “hay que conseguir que esa sustitución de la leche a otros alimentos se produzca de forma gradual, a través de una adaptación progresiva de su intestino”.

Suele decirse que durante el primer año de vida lo más importante es la leche y que posteriormente ya pasa a ser un alimento secundario. Inicialmente el ser humano necesita la leche porque le aporta los macronutrientes que son imprescindibles para desarrollo y formación del cerebro, estos es imprescindible en los 2 o 3 primeros años. A partir de este momento, ya pasaría a ser un alimento más que es importante para otras cosas como el crecimiento, el desarrollo de los huesos… pero que tiene que compaginarse con otros muchos alimentos.

En esta primera etapa en la que la leche nos lo aporta todo, está claro que la mejor solución es la leche materna pero hay situaciones en las que no disponemos de la cantidad suficiente o bien no disponemos de ella y tiene que ser complementada o sustituida por otras leches. Cuando ocurre esto, tenemos:

  • Las leches adaptadas, que se usan durante los 6 primeros meses todo lo que necesitamos en forma de leche de inicio o leche 1.
  • A partir de los 6 meses, vamos complementando con la alimentación en forma de leche 2 o leche de continuación.
  • Tenemos también la leche 3 que es adecuada para los niños entre los 12 meses y los 2 o 3 años.

A partir de los 3 años la leche seguirá siendo un alimento fundamental ya que nos aportará proteínas, grasas de buena calidad, vitamina D y calcio, lo cual nos ayuda a mantener nuestro esqueleto sano durante más tiempo.

Descubre más artículos sobre Alimentación infantil en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR