Eccema dishidrótico, lesiones en manos y pies ¡no contagiosas!

Canal: Dermatología
La dermatóloga Elia Roó explica qué es el eccema dishidrótico, una erupción cutánea no contagiosa que suele salir en las palmas de las manos y en los pies.

El eccema dishidrótico es una erupción cutánea no contagiosa caracterizada por la aparición de pequeñas vesículas o, a veces, grandes ampollas en los laterales de los dedos, las palmas, los laterales de los pies o las plantas. “Suele afectar más a personas entre los 20 y 40 años, aunque lo pueden tener tanto hombre como mujeres de cualquier edad”, explica la dermatóloga Elia Roó.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Picor intenso, pero depende de cada persona.
  • Lesiones, que pueden desaparecer espontáneamente después de varias semanas y al cabo de un tiempo volver a aparecer.

¿Cuál es su causa?

Actualmente, no se conoce cuál es la causa del eccema dishidrótico. Sin embargo, se cree que puede haber una alteración del sistema inmunitario.

¿Qué tipo de personas lo padecen?

  • Personas con dermatitis atópica
  • Personas que por su trabajo están en contacto continuo con el agua
  • Personas que sudan mucho por las manos o los pies

¿Cuándo suele aparecer?

Los brotes del eccema dishidrótico son más frecuentes en primavera, verano y periodos de estrés.

¿Cuál es su diagnóstico?

Las lesiones son muy características, lo que hace que el diagnóstico sea sencillo. No obstante, a veces puede haber dudas de si se trata de una reacción alérgica a algún producto con el que se haya contactado. En este caso, es recomendable la realización de unas pruebas alérgicas de contacto, como el test del parche. Otras veces, se puede pensar en la posibilidad de que haya una infección, por lo que se solicita un cultivo.

¿Cuál es su tratamiento?

No hay ningún tratamiento que evite la aparición de las lesiones, pero cuando están presentes se recomienda:

  • Aplicar corticoides tópicos, para disminuir la inflamación.
  • Tomar antihistamínicos, si el picor es muy intenso.

Consejos para su cuidado

  • Evitar rascar las lesiones, porque si no la piel se pone más gruesa y estas se pueden cronificar.
  • Evitar el contacto con el agua en la medida de lo posible y no lavar las manos con mucha frecuencia, es preferible usar guantes de vinilo.
  • Aplicar crema hidratante con frecuencia, especialmente después de lavar las manos.

Descubre más artículos sobre Patologías comunes en el canal Dermatología.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

MedicinaTV no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios de esta web en sus comentarios, se reserva el derecho a publicar o eliminar los comentarios que considere oportunos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR