23ene. 19

Dermatitis atópica, ¿qué es y cómo tratarla? #TuFarmacéuticoInforma

La dermatitis atópica es una patología inflamatoria de la piel y una de las dermatosis que mayor presencia tiene entre las patologías de la edad infantil. Descubre las recomendaciones desde la Farmacia de la farmacéutica experta en Dermofarmacia Virginia Barrau

La dermatitis atópica es una patología inflamatoria de la piel y una de las dermatosis más frecuentes y que mayor presencia tiene entre las patologías de la edad infantil. Así lo asegura el farmacéutico experto en Dermofarmacia Tomás Muret, quien colabora en este vídeo con su homóloga Virginia Barrau.

Barrau apunta que, en la mayoría de los casos, la dermatitis atópica aparece en el primer año de vida. De hecho, “el 38 % de los casos de dermatitis atópica se declaran en los tres primeros meses”, incide la experta.

La dermatitis atópica en la infancia no suele presentar una gran gravedad y suele ir remitiendo con el tiempo, pero su padecimiento complica mucho la calidad de vida de los pacientes, ya que la dermatitis atópica suele cursar con prurito o picor muy intenso en la piel.

En primer lugar, es muy importante contar con un diagnóstico preciso por parte del especialista, el dermatólogo, quien determinará el tratamiento a seguir.

Desde la Farmacia, podemos ayudar con una serie de recomendaciones orientadas, principalmente, a mejorar la calidad de vida de estos pacientes, así como a tratar de espaciar en el tiempo la aparición de brotes.

Entre los consejos farmacéuticos, podríamos destacar:

  • Mantener una correcta hidratación de la piel. Para ello, podemos aplicar emolientes específicos para la dermatitis atópica. Por ejemplo, después del baño sobre la piel húmeda y con un suave masaje. Los productos emolientes no solo hidratan, sino que aportan sustancias que reestructuran nuestro manto lipídico, es decir, nuestro manto protector para evitar la evaporación del agua. Eso sí: si estamos con un tratamiento farmacológico tópico, debemos EVITAR el uso de estos productos emolientes en aquellas zonas de brote.
  • NO rascarse para evitar una posible sobreinfección. Y, en el caso de niños, dado que muchas veces es inevitable que se rasquen ante un picor intenso, conviene tener las uñas cortas y aseadas para minimizar al máximo esa posible infección.
  • Reducir el contacto directo con numerosos alérgenos (como son los ácaros, el polen o el polvo), ya que estos agravan la dermatitis atópica.
  • Usar ropa de algodón que favorezca la transpiración de la piel y absorba el sudor. Con esto conseguiremos que la piel no se irrite, y evitar ropa de lana, tejidos sintéticos y las etiquetas interiores que puede generar rozaduras.
  • Llevar siempre una correcta fotoprotección de la piel. Protegerse de las radiaciones solares es fundamental, pero aún más si cabe ante patologías que presentan lesiones en la piel como la dermatitis atópica.

Descubre más artículos sobre Dermofarmacia en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR