10abr. 19

Cola de caballo, ¿cuándo y cómo tomarla? #TuFarmacéuticoInforma

La cola de caballo o equiseto es una planta muy común en Europa que tiene efectos diuréticos, remineralizantes y sirve para el cuidado y salud de la piel, entre otros efectos medicinales

La cola de caballo o equiseto —Equisetum Arvense— es una planta muy común en Europa que debe su nombre al aspecto en forma de hilos de su ramaje.

Es famosa tanto por su rica composición como por su antigüedad. De hecho, se la considera un “fósil viviente” y hay evidencias que apuntan a que el género de esta planta convivió con los dinosaurios.

Su utilización en medicina popular como remineralizante se remonta al siglo XVI.

La cola de caballo es rica en sustancias minerales entre las que destacan las sales de potasio y el silicio. También presenta trazas de alcaloides y pequeñas cantidades de ácidos poliénicos, ácido ascórbico, fitosteroles y flavonoides. Asimismo, contiene una pequeña proporción de aceite esencial.

Es el vegetal conocido más rico en silicio orgánico ya que puede contener—según el clima y el tipo de suelo— entre un 10 y un 60 % de este mineral.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprueba un uso tradicional de la cola de caballo como diurético para el lavado de las vías urinarias en caso de afecciones urinarias leves.

Además, en uso tópico, está contemplado para el tratamiento de los edemas postraumáticos y la cicatrización de úlceras.

Tradicionalmente, la cola de caballo se ha utilizado en forma de tisanas para aumentar la diuresis, frecuentemente, como coadyuvante en el tratamiento del sobrepeso; y por su contenido en silicio se ha empleado para contribuir a la remineralización y restitución de la masa ósea y cartilaginosa.

Recientemente, se ha estudiado un interesante efecto del silicio en la estimulación de los fibroblastos para que sinteticen el colágeno y así forma parte de numerosas formulaciones destinadas al cuidado y la salud de la piel.

A la hora de tomar cola de caballo, la EMA establece diferentes posologías recomendadas en función de la presentación de la planta medicinal ya sea en infusión, en polvo, en jugo fresco o en extracto líquido o extracto seco. Por tanto, es fundamental preguntar a tu farmacéutico experto en plantas medicinales acerca de la dosis correcta.

Es importante subrayar también que en caso de hipertensión o de cardiopatías graves, los diuréticos solo deben emplearse bajo control médico.

Descubre más artículos sobre Plantas medicinales en el canal Tu Farmacéutico Informa.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR