Claves para evitar la obesidad infantil

Canal: Pediatría


La obesidad infantil es cada vez más frecuente debido al alto contenido en azúcares de la alimentación para niños, un aspecto que puede remediarse con estas recomendaciones del pediatra Jesús Garrido
Enfermedades y patologías relacionadas: Obesidad

La obesidad infantil puede prevenirse durante los primeros 2-3 años de vida del niño

«En los países desarrollados, la obesidad infantil es el principal problema nutricional, del que tenemos que preocuparnos», afirma el Dr. Jesús Garrido (Mi Pediatra Online).

El pediatra apunta, incluso, a la posibilidad de que los niños de hoy tengan una menor esperanza de vida que sus padres debido al exceso de peso. Para evitar esto, existen algunas claves que deben ser tenidas en cuenta:

Los primeros 2-3 años de vida definen el metabolismo del niño

En esta etapa, debemos dejar de lado la estrategia de sobrealimentar al niño para que esté rellenito.

Los genes que tiene el niño al nacer comienzan a activarse en función del entorno en que le ha tocado desenvolverse. Y la alimentación infantil influye directamente en este punto.

Si tras unos meses de vida, el niño se ve sano, activo, contento y delgado, esto significa que no ha activado los genes que favorecen el acumular con facilidad hidratos de carbono en forma de grasa.

El azúcar contribuye más que la grasa a la obesidad infantil

Añadir azúcares a todos los alimentos infantiles ha sido una estrategia solicitada durante mucho tiempo para que los niños malnutridos ganaran peso.

Sin embargo, hoy en día, este tipo de alimentación está produciendo obesidad infantil.

Transformar los cereales, la fruta y la verdura (fuentes de hidratos de carbono) en azúcares fáciles de absorber ha servido para promover involuntariamente la obesidad:

  • Los cereales se han transformado en harina refinada.
  • A la fruta se le ha quitado la fibra al convertirla en zumos.
  • La verdura se sirve ahora en forma de cremas o purés.

Aporta hidratos de carbono ricos en fibra

La mejor forma para prevenir la obesidad infantil es aportar al niño hidratos de carbono acompañados siempre de fibra natural.

De esta forma, los niños llegan a los 2-3 años, cuando ya tiene n desarrollado su metabolismo, sin activar los genes que predisponen a acumular el azúcar en forma de grasa.

Por eso, hay personas que, comiendo lo mismo, engordan más que otras.

Descubre más artículos sobre Alimentación infantil en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR