¿Por qué mi bebé se despierta mucho por la noche?

Canal: Pediatría


La apnea del sueño, los mocos, el dolor de dientes o los dolores articulares son las causas más frecuentes por las que un niño se despierta mucho durante la noche

Los problemas digestivos también pueden ser una razón por la que el niño se despierta mucho

Existen diferentes factores que pueden explicar por qué un niño se despierta mucho por la noche, incluso cuando el bebé ya ha aprendido a dormir solo, y sus padres ya han conseguido regular sus ciclos de sueño.

Las causas más frecuentes cuando un niño se despierta mucho son la apnea del sueño, el dolor de oído o de dientes, los problemas digestivos o los dolores articulares o «de crecimiento». En el vídeo que precede a estas líneas, el Dr. Jesús Garrido (Mi Pediatra Onlineexplica cómo pueden los padres intervenir para mejorar este problema.

Se despierta mucho porque tiene apnea del sueño…

El niño no puede respirar bien y su nivel de oxígeno va bajando, de modo que su organismo se duermen en situación de alerta. Esto dificulta el descanso, aun al dormir durante muchas horas. Como resultado, al día siguiente se sentirá agotado e irritable.

En los niños, la apnea del sueño suele producirse cuando tienen infecciones con mucha frecuencia, debido al crecimiento de las vegetaciones que le impiden respirar por la nariz. El bebé comienza a roncar y a tener cada vez más mocos y tos durante la noche.

Dolor de oído…

La otitis o infección de oído duele tanto de día como de noche. Sin embargo, esta no es la causa más frecuente de dolor de oído en niños. Según explica el Dr. Garrido, «lo más habitual es que el niño tenga catarro y que, cuando se tumbe, el moco se le vaya hacia el oído, ejerciendo una presión que provoca dolor». Se produce solo durante la noche porque, al levantarse por la mañana, el moco regresa a su posición inicial.

En estos casos, se debe:

  • Reducir la acumulación de moco
  • Dar analgésicos por la noche

El problema se resolverá, habitualmente, al cabo de 2 o 3 días.

… o dolor de dientes

A partir de los 3 meses de vida del bebé, se puede empezar a sospechar que el niño se despierta mucho debido al dolor de dientes. Para comprobar si esta es realmente la causa, se deben examinar las encías del bebé. Cuando toman el pecho o el biberón, suelen tener una especie de cresta que sobresale hacia delante en sus encías. «Cuando van a salir los dientes, la encía se ensancha y la cresta empieza a desaparecer», explica Mi Pediatra Online. De este modo, debemos saber que, mientras haya cresta, no saldrán los dientes.

El dolor ante el crecimiento de los dientes suele comenzar cuando la mucosa de la encía se rompe. Además, debe tenerse en cuenta el ritmo habitual de crecimiento de los dientes del bebé: intenso durante 3 o 4 días y detenido durante semanas.

Durante las noches de crecimiento intenso, existe mayor probabilidad de que suba la fiebre y aumente la inflamación, debido a la reducción de corticoides naturales (sustancia que reduce la inflamación, que se produce por las mañanas, pero al caer el final del día reduce su presencia en el organismo).

Si el niño se despierta mucho por este motivo, el Dr. Garrido indica que se le puede dar un analgésico antiinflamatorio, como el ibuprofeno.

Problemas digestivos

Los gases, los ardores, el reflujo o la hinchazón de barriga, si se producen durante la noche, pueden ser otra razón por la que el niño se despierta mucho.

En caso de infecciones, los niños tendrán despertares durante nos días, mientras que si se trata de una alergia o una intolerancia, el problema podrá perdurar durante semanas o incluso meses, tal como advierte en el vídeo del pediatra.

Por eso, el Dr. Garrido recomienda tomarse estas interrupciones del sueño como una alarma para averiguar cuál es la causa de que el niño sufra molestias digestivas. Una vez eliminados estos dolores, mejorará también su descanso.

Dolores articulares por sobrecarga

Los dolores suelen tener dolores por sobrecarga, en brazos o piernas, por ejemplo, sin que existan signos de inflamación llamativos. Habitualmente, nos referimos a estas molestias como «dolores de crecimiento». Sin embargo, no se trata de eso: «Si realmente fueran de crecimiento, el niño los sufriría continuamente en todo el cuerpo hasta los 18 años», explica el Dr. Garrido.

Así, los dolores por sobrecarga se deben a que los niños son muy activos y no miden la fuerza de las cosas que hacen. En ocasiones, caen mal y se hacen un poco de daño… Mientras están activos, no sienten dolor, pero cuando se acuestan y empiezan a reposar, puede producirse una pequeña inflamación. Esto explica por qué el niño se despierta mucho por este tiempo de dolencias. Afortunadamente, «como es una reparación simple, al día siguiente está otra vez listo para saltar, correr y entregarse al 100 %», aclara el pediatra.

Descubre más artículos sobre Sueño infantil en el canal Pediatría.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR