Alzheimer, ¿qué debes saber? #TuFarmacéuticoInforma

En España, entre el 5 y el 8 % de las personas mayores de 65 años padecen alzheimer, una enfermedad más frecuente en mujeres que en hombres

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia entre las personas mayores.

Es una enfermedad que afecta en primer lugar a las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje lo que, en gran medida, afecta a la capacidad de llevar a cabo actividades cotidianas.

Normalmente, se presenta a partir de los 60 años. En España, entre el 5 y el 8 % de las personas mayores de 65 años padecen esta enfermedad. Además, es más común en mujeres que en hombres.

La progresión de la enfermedad de Alzheimer suele ser lenta y aunque actualmente no tiene cura —no existe un tratamiento que detenga su avance— sí que existen fármacos en nuestro arsenal terapéutico que consiguen ralentizar su evolución.

El deterioro cognitivo leve (DCL) es la fase previa a desarrollar alzhéimer. Una fase con los síntomas del olvido normal debido al envejecimiento, pero que todavía no interfiere en el día a día de la persona. No obstante, conviene recalcar que no todos los pacientes que presentan este deterioro cognitivo leve acaban teniendo esta enfermedad.

Entre los síntomas tempranos del alzhéimer, podríamos señalar los siguientes:

  • Tener dificultades para recordar cosas que han pasado hace poco o no recordar el nombre de personas que se conocen.
  • Se experimenta confusión y desorientación en lugares conocidos
  • Se cambian los objetos de lugar o surgen dudas al hablar o escribir.
  • Y se pueden apreciar también cambios de personalidad, pérdida de las habilidades sociales y pasividad en el estado de ánimo.

En una fase más avanzada nos encontramos con que las personas con alzhéimer:

  • Dejan de hablar
  • No reconocen a sus allegados
  • Presentan incontinencia urinaria y fecal
  • Suelen despertarse por la noche, tener delirios y olvidar recuerdos de su propia vida.
  • Además, pueden aparecer otras complicaciones como ansiedad, angustia, agresividad o depresión.

Se trata de una enfermedad en la que el paciente requiere de ayuda para realizar tareas esenciales y cotidianas, y en la que los familiares y cuidadores tienen y desarrollan un papel fundamental.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR