¿Qué agentes componen el exposoma que afecta a nuestra piel?



Identificar los factores externos que afectan a la salud de la piel es clave a la hora de frenar el envejecimiento y prevenir enfermedades dermatológicas
Enfermedades y patologías relacionadas: Cáncer de piel, Melanoma

Conocer bien el exposoma facilita la adopción de hábitos saludables para la piel

El exposoma de la piel es un conjunto de factores a los que estamos continuamente expuestos desde que nacemos, que influyen en nuestra salud dermatológica. Tal como explica la Dra. Ana Molina, especialista en dermatología, tricología y estética, en el vídeo, algunos de estos agentes son:

  • El estrés
  • La actividad física que realizamos
  • Las sustancias químicas a las que estamos expuestos
  • La contaminación

También el tipo de alimentación que llevamos, el tabaquismo, el entorno (rural o urbano) en que vivimos, la temperatura o el clima conforman el exposoma de la piel.

Este conjunto de elementos afectan a nuestros órganos y, de manera especial, a nuestra piel. De hecho, en la actualidad, se estima que el 75 % de las enfermedades crónicas están determinadas por todos aquellos factores externos que tienen repercusión en nuestra salud, es decir, por nuestro exposoma.

El exposoma y el envejecimiento de la piel

Hoy en día, se pretende conocer bien el exposoma por su relación con el envejecimiento de la piel. Por ejemplo, la contaminación ambiental y la radiación solar son factores extrínsecos que, de manera general, inciden en el deterioro de la salud dermatológica.

Saber qué agentes externos afectan negativamente a nuestra piel permite modelar estilos de vida más adecuados y saludables para el cuidado y la protección de este órgano.

Un ejemplo: la importancia de la fotoprotección

El sol tiene efectos positivos sobre nuestra salud, pero también contribuye al envejecimiento prematuro de la piel y a la aparición de manchas y lunares. De hecho, un gran número de las manchas solares suelen ser de tipo queratosis actínica. Se manifiestan como áreas rojizas o marrones, con relieve y textura rasposa, e incluso pueden aparecer rugosidades o asperezas adheridas a la piel. Y detrás de su origen se encuentra la acumulación de la radiación ultravioleta a lo largo de la vida.

Por si fuera poco, cada año, se diagnostican en España 70.000 nuevos casos de cáncer de piel no melanoma y 4.000 de melanoma. Las quemaduras solares están altamente relacionadas con estas cifras. Tanto es así que el riesgo de padecer un melanoma se duplica al haber sufrido una o más quemaduras solares en la infancia o adolescencia.

La protección solar o fotoprotección, ya sea tópica (mediante la aplicación de cremas solares), oral (mediante la ingesta de píldoras) o combinada, resulta esencial para minimizar el riesgo de sufrir problemas de salud derivados de una inadecuada exposición al sol.

 

 

Descubre más artículos sobre Consejos y curiosidades en el canal Dermatología.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR