Tres de cada cuatro pacientes con varices son mujeres

Las variaciones en los niveles de estrógenos a lo largo del ciclo hormonal de la mujer influyen sobre la fisiología de las venas

tres de cada cuatro personas con varices son mujeres
Enfermedades y patologías relacionadas: Varices

Los anticonceptivos orales están desaconsejados en las mujeres con varices

Tres de cada cuatro personas con varices son mujeres. Es la relación que manejan los especialistas en el tratamiento de una enfermedad, la insuficiencia venosa crónica, que se agrava en verano, cuando aumenta la dilatación de las venas a consecuencia de las altas temperaturas.

Las varices son más frecuentes en mujeres adultas, sobre todo, a partir de los 35-40 años, aunque pueden aparecer a cualquier edad. De hecho, «también pueden aparecer en niños, aunque se trata de casos excepcionales y asociados normalmente a enfermedades congénitas», indica el Dr. Leopoldo Fernández Alonso, cirujano vascular del Complejo Hospitalario de Navarra.

Y, por supuesto, los varones también pueden sufrir varices. Sin embargo, «las variaciones en los niveles de estrógenos a lo largo del ciclo hormonal de la mujer tienen influyen sobre la fisiología de las venas», explica el especialista.

¿Por qué las varices afectan más a las mujeres?

La insuficiencia venosa está ligada a una cuestión hormonal. En particular, los estrógenos, hormona sexual femenina que contribuye al desarrollo sexual y a la reproducción, están directamente relacionados con la dilatación venosa.

Sus variaciones de nivel a lo largo de la vida de la mujer pueden fomentar la presencia de varices. Por ejemplo, muchas mujeres relacionan la menopausia con la aparición de nuevas arañitas vasculares en sus piernas. Una asociación real, ya que el final del periodo menstrual se traduce en una caída drástica en la producción de estrógeno.

El embarazo o la toma de anticonceptivos orales son otras circunstancias vitales en las que se producen cambios hormonales en el organismo de la mujer. Esto redunda en un aumento del riesgo de desarrollar varices, especialmente en aquellas personas con antecedentes genéticos. Una situación que se acrecienta cuando se asocian otros factores de riesgo como el tabaquismo u otros factores ambientales.

«El riesgo de tener varices aumenta con la toma de anticonceptivos orales», afirma el Dr. Leopoldo Fernández Alonso

Prevención de la insuficiencia venosa crónica en la mujer

«Es aconsejable que las mujeres con antecedentes genéticos de insuficiencia venosa eviten tomar anticonceptivos orales«, apunta el Dr. Fernández Alonso. Más allá de esta medida, existen pocas recomendaciones específicas para la prevención de las varices en las mujeres, pues no pueden influir sobre la naturaleza de sus ciclos hormonales.

No obstante, existen algunas medidas generales que pueden ayudar a prevenir la aparición de varices y/o a evitar su progresión en caso de que ya hayan aparecido:

  • Evita pasar mucho tiempo de pie, en la medida de lo que te permitan tu actividad laboral y tu rutina.
  • Si, por el contrario, trabajas sentada, procura no cruzar las piernas. Esta postura comprime las venas, por lo que dificulta el flujo natural de la sangre.
  • Olvídate de la ropa demasiado ajustada, que dificulta la circulación sanguínea en todo el cuerpo. Esto favorece el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (como las arañas vasculares u otras varices). Especialmente, en verano, cuando las altas temperaturas motivan la dilatación de las venas.
  • Evita el calor excesivo en las piernas. Por ejemplo, la depilación con cera caliente puede acentuar la dilatación de tus venas. También es recomendable evitar las saunas o los baños a temperaturas muy altas, así como exponerlas al sol durante largas horas, sobre todo, a mediodía.
  • Haz deporte o muévete. «El mejor ejercicio es caminar todos los días», apunta el Dr. Fernández Alonso, que incide en la importancia de mantener un adecuado control del peso.
  • En línea con lo anterior, sigue una dieta equilibrada y variada, para evitar el sobrepeso y favorecer el tránsito intestinal, pues el estreñimiento es un factor de riesgo de las varices.

Medias de compresión

Si las primeras arañitas vasculares ya se han dejado ver, es muy recomendable utilizar medias de compresión. De esta forma, se intentará reparar en la medida de lo posible el daño valvular.

Como hay muchos tipos de medias, lo ideal es consultar con el especialista o con el médico de Atención Primaria cuál es la más adecuada. En su defecto, también se puede acudir a centros especializados en ortopedia y farmacia.

Artículo patrocinado por:

daflon

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR