Fundación Economía y Salud: “El SNS debe trabajar la fase de prevención de la enfermedad para mejorar su eficiencia”

Canal: COVID-19

 “Si había dos objetivos esenciales a cuidar ante la COVID-19, eran las UCIs y las residencias de mayores”, reclama Alberto Giménez, presidente de la entidad

residencias-de-mayores

alberto-gimenez-artes-residencias-mayoresAlberto Giménez Artés preside la Fundación Economía y Salud, que promueve la mejora en la eficiencia y calidad del sistema sanitario y social. También está al frente de las residencias de mayores del Grupo Casaverde. Allí, desde antes del estallido de la crisis sanitaria por la COVID-19, tomaron medidas de restricción de las visitas y confinamiento de sus profesionales para la prevención del contagio. “Las residencias no fueron protegidas por las autoridades sanitarias; es fácil comprender que lo urgente es curar, pero también hay que prevenir y dotar a los centros de mayores de los medios necesarios para ello”, denuncia.

¿Cómo podría mejorar el Sistema Nacional de Salud (SNS) tras la experiencia de la pandemia por COVID-19?

Nuestro Sistema Nacional de Salud es muy bueno en el tratamiento de la fase aguda de las enfermedades y estamos razonablemente bien de recursos. Por ejemplo, respecto al debate actual sobre el número de Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs), contamos con 9 camas por cada 100.000 habitantes. Es una relación equiparable a la de países como Francia, Italia o Suecia. Sí nos faltan profesionales sanitarios y debemos implementar medidas para la mejora de la eficiencia.

En cuanto a recursos, estamos al nivel de otros países como Francia, Italia o Suecia, pero nos hacen falta profesionales

La Fundación Economía y Salud publicó hace dos años el Informe 100 medidas que mejoran el sector de la Salud, un importante análisis del Sistema Nacional de Salud. Ahora, actualizaremos ese documento, a la vista de los dos años que han transcurrido y, especialmente, de la experiencia que estamos viviendo durante la pandemia por la COVID-19.

¿Qué carencias del SNS está poniendo de relieve esta crisis sanitaria?

La crisis sanitaria por el nuevo coronavirus ha puesto en evidencia que el SNS no está a un nivel tan alto en la prevención de enfermedades. Deberíamos tener unos mecanismos que ordenasen mejor la gestión para que no se produjeran falta de entendimientos entre el Gobierno central y las comunidades autónomas ni otros problemas como los colapsos en Urgencias. Debería trabajarse más en mejorar las fases de convalecencias complejas y de rehabilitación, y el seguimiento de la cronicidad. Hay que mejorar la calidad y la eficiencia, para llegar más lejos con los mismos recursos económicos.

Necesitamos mejorar las fases de convalecencias complejas y de rehabilitación y el seguimiento de la cronicidad

¿Qué medidas permitirían mejorar las diferentes fases de la enfermedad?

Debe potenciarse la incorporación de tecnologías avanzadas en los hospitales de agudos para capacitarlos mejor para salvar la vida de los pacientes críticos. Inmediatamente, con continuidad asistencial, debería poder derivarse a esas personas al hospital de media estancia, donde iniciar su rehabilitación funcional y trabajar las convalecencias complejas. Así se mejoraría su calidad de vida y se evitarían reincidencias.

¿Y qué hay de los pacientes crónicos?

En España, el 30 % de los ictus se reagudizan. Un seguimiento adecuado de la situación de los pacientes crónicos serviría para prevenir posibles errores o abandonos de la medicación. Esto, a su vez, evitaría la reagudización de la enfermedad en muchos casos. En esa línea, nos encontramos con las residencias de mayores, que se sitúan fuera del sistema sanitario, pero no de la salud: son centros donde se potencia la calidad de vida de las personas. Profesionales sanitarios cooperan con los 350.000 españoles que actualmente viven en un centro de mayores, facilitándoles el cumplimiento de sus actividades diarias.

Unos 350.000 españoles viven en los 5.000 centros de mayores repartidos por todo el país

De esta forma, también se contribuye al mantenimiento del SNS porque los profesionales en las residencias están más atentos a cualquier evolución y a que cada mayor cumpla con su medicación… Pueden evitar las derivaciones hospitalarias al conservar mejor la calidad de vida de las personas.

¿Por qué las residencias de mayores están en una situación tan crítica por la COVID-19?

Las residencias de mayores albergan a la población diana del coronavirus y no han sido protegidas por las autoridades sanitarias. Si había dos objetivos esenciales a cuidar en esta situación, eran las UCIs, para salvar vidas, y las residencias de mayores, para evitar contagios. Tenemos un 30 % de nuestros recursos humanos disminuidos porque muchos enfermeros y auxiliares de las residencias se han ido a trabajar a los hospitales. A esos hay que sumar los que están de baja por contraer la enfermedad. Es fácil comprender que lo urgente es la fase aguda, que debemos curar, pero también hay que prevenir, y dotar a las residencias de los medios necesarios para ello.

¿Qué acciones se pusieron en marcha en Grupo Casaverde para contener la pandemia?

En Grupo Casaverde tenemos la suerte de contar con cuatro centros libres de contagios. Incluso antes de adoptarse normas de protección para la población general, las residencias acordaron sus medidas de aislamiento: cada mayor en su habitación, restricción de visitas de las familias para evitar que introdujeran el virus sin saberlo… Algunos profesionales decidieron quedarse a vivir con los mayores y los que entraban y salían dejaban su ropa al llegar a las residencias y se vestían nuevamente tras darse una ducha dentro antes de tomar contacto con los residentes. Medidas muy sencillas ante un virus tremendamente activo para el que los medios de protección eran y son escasos.

¿Podemos lanzar un mensaje de tranquilidad y esperanza a las familias con mayores en las residencias?

Ante todo, hay que tener en cuenta que el problema se ha exagerado. Hay más de 5.000 centros de mayores en España, y los problemas graves se han producido en solo unos pocos.

Desde Grupo Casaverde facilitamos la comunicación de los mayores con los familiares a través de WhatsApp y videollamadas. De momento, los familiares, aunque es duro decirlo, deben seguir esperando porque pueden entrar con el virus sin saberlo. No obstante, estamos a la espera de recibir pruebas de tests rápidos para detectar anticuerpos. En la medida en que sepamos que los mayores han pasado la enfermedad, podrán reunirse ya en las zonas comunes, donde estarán más acompañados y podrán hablar entre ellos.

Descubre más artículos sobre Geriatría y Gerontología en el canal COVID-19.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Recibe nuestro boletín semanal

*Al suscribirte estás aceptando las condiciones de uso y política de privacidad

Artículos recomendados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR