Vitíligo

¿Qué es?

El vitíligo es un trastorno de la piel de causa desconocida que se caracteriza por la falta de pigmentación en ciertas zonas de la piel y provoca manchas blancas. Afecta aproximadamente al 1% de la población mundial y es más común en aquellas razas con más pigmento en la piel.

El vitíligo ocurre cuando se destruyen los melanocitos, que son las células que producen el color o el pigmento de la piel. El vitíligo también puede afectar los ojos y las membranas mucosas (tales como el tejido dentro de la nariz y la boca). esta enfermedad mejora añadiendo al tratamiento estándar, considerado de elección (fototerapia UVB de banda estrecha), la administración de Polypodium leucotomos oral (principio activo de la línea Heliocare ®, de IFC).

Causas del vitíligo

No se sabe cuál es la causa que provoca que desaparezcan los melanocitos o por qué dejan de sintetizar la melanina. Existen distintas teorías sobre el origen del vitíligo, siendo una de las más extendidas la de que se trata de una enfermedad autoinmune, es decir aquellas que se producen cuando por un error del sistema inmunitario, este ataca algunas partes del cuerpo.

Algunos investigadores piensan que los melanocitos se destruyen a sí mismos. Otros piensan que un acontecimiento determinado, tal como una quemadura de sol o el estrés emocional, puede causar el vitíligo. Sin embargo, aún no se ha comprobado que estos acontecimientos causen la enfermedad.

El vitíligo a veces se asocia a otro tipo de enfermedades como la diabetes, la anemia perniciosa, la enfermedad de Addison o enfermedades tiroideas.

Patologías relacionadas

El vitíligo no es la única enfermedad que afecta a la piel existen muchas más. En nuestros canales, reportajes y especialidad de dermatología, dispones de la última información actualizada sobre enfermedades relacionadas con la piel.

Vitíligo: Diagnóstico

El diagnóstico del vitíligo suele iniciarse en primer lugar con un análisis de los antecedentes médicos. Los médicos suelen interrogar sobre la existencia de antecedentes familiares con vitíligo u otras enfermedades autoinmunes, si ocurrió alguna quemadura solar o alguna otra lesión en la piel antes de que aparecieran las manchas, si padece estrés o si es sensible a la luz solar. Desde la Clínica Universitaria de Navarra explican que algunas veces, puede usar la lámpara de hendidura o de Wood. Se trata de una luz ultravioleta que hace que las áreas sin melanocitos aparezcan de un colo blanco brillante. En ocasiones deber realizarse una biopsia cutánea para descartar otras enfermedades autoinmunes, así como analítica de sangre con determinación de hromonas tiroideas o de vitamina B12.

Vitíligo: Síntomas

El principal síntoma del vitíligo son las manchas blancas en la piel, que suelen ser más comunes en las zonas que están expuestas al sol. Las manchas pueden aparecer en las manos, los pies, los brazos, la cara y los labios. Otras áreas comunes para las manchas blancas son alrededor de la boca, las axilas y las ingles, los ojos, las fosas nasales, los genitales o el ombligo. Atendiendo a la zona en la que aparecen las manchas y sus características, se pueden distinguir distintos tipos de vitíligo: el vitíligo focal, aquel en el que aparecen máculas aisladas y reducidas en tamaño y número en cualquier localización; el vitíligo segmentario se caracteriza porque las máculas son unilaterales y suelen seguir una distribución determinada o el vitíligo acrofacial, que afecta partes distales y a la región facial. La forma universal es aquella en la que quedan pocas áreas corporales pigmentadas.

Vitíligo: Tratamiento

Los tratamientos para el vitíligo tienen el objetivo de que la piel luzca mejor y menos afectada y suelen depender de la cantidad de manchas y cuánto se han extendido. Además, algunos de los tratamientos pueden tener efectos secundarios no deseados, ser demasiado largos y dar pocos resultados. El tratamiento médico suele incluir medicamentos dérmicos, que se aplican sobre la piel, como las cremas con esteroides, o otros de uso oral. Además, también se usa lo que se conoce como fotoquimioterapia oral que consiste en la administración de un fármaco por vía oral (psoraleno) más la exposición a rayos UVA (PUVA). Con este tratamiento se  logra la repigmentación en ocasiones de un 50% de los casos. También puede llevarse a cabo tratamientos quirúrgicos, que comprenden injertos de piel tomados del propio tejido del paciente.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR