Varicorragia: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento inicial de una varicorragia es el mismo que para una hemorragia que ocurra en las piernas: primero comprimir el punto sangrante para contener la hemorragia, mantener la pierna elevada y aplicar un vendaje que realice una buena compresión sobre la herida.

A veces son sangrados abundantes y difíciles de controlar. Si no es posible controlar la hemorragia, se puede aplicar alguna técnica quirúrgica.

El tratamiento definitivo es igual que para las varices es la cirugía o el láser.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR