Varicorragia: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento inicial de una varicorragia es el mismo que para una hemorragia que ocurra en las piernas: primero comprimir el punto sangrante para contener la hemorragia, mantener la pierna elevada y aplicar un vendaje que realice una buena compresión sobre la herida.

A veces son sangrados abundantes y difíciles de controlar. Si no es posible controlar la hemorragia, se puede aplicar alguna técnica quirúrgica.

El tratamiento definitivo es igual que para las varices es la cirugía o el láser.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!