Urticaria

¿Qué es?

El término urticaria proviene del latín urtica que significa »ortiga» y hace referencia a aquel proceso cutáneo que cursa con prurito intenso (picor) o sensación de quemazón y que se acompaña de la aparición de lesiones habonosas en toda la superficie cutánea y, en ocasiones, también en mucosas.

La manifestación de la urticaria es en forma de ronchas o habones, ligeramente elevadas y de color rojizo o rosado; con un halo rojizo alrededor. Son pequeñas erupciones que pican, y este picor puede extenderse más allá de la zona inflamada.

Las áreas afectadas con mayor frecuencia son el tronco, las nalgas y el pecho. No obstante, puede aparecer en forma de urticaria generalizada por toda la superficie corporal o gran parte de ella.

Si la urticaria dura más de 6 semanas se denomina urticaria crónica.

La urticaria suele manifestarse en la capa más superficial de la piel, con líquido debajo, que es el motivo de la aparición de la hinchazón. El angioedema se produce por el mismo mecanismo, pero en capas más profundas de la piel y otros tejidos. La afectación puede ser mayor en cuanto a superficie y no se acompaña de picor, pero sí de inflamación; el angioedema en la zona de la garganta y las vías aéreas puede dificultar enormemente el paso del aire.

Causas

La urticaria se produce por la liberación de una sustancia, la histamina, producida por unas células denominadas mastocitos. La histamina, fuera de los vasos sanguíneos, da lugar al edema, hinchazón y picor característicos de la urticaria. Los alérgenos más comúnmente implicados en este tipo de urticaria son los alimentos, en especial el huevomariscolechepescados, chocolate o las nueces. Ciertos medicamentos también pueden producir esta manifestación cutánea. Fármacos como la penicilina, sulfamidas, tetraciclinas y otros antibióticos; codeína, aspirina, antiinflamatorios no esteroideos, antidepresivos (citalopram), antihipertensivos como los IECAs (pueden dar lugar a un angioedema y compromiso de las vías respiratorias), los contrastes… Otras causas de la urticaria son infecciones (virus, bacterias, parásitos) y  picaduras de insectos. En algunos pacientes la urticaria se puede asociar a enfermedades autoinmunes (como la tiroiditis….) y en otro puede desencadenarse por rascado (dermografismo), presión, vibración, cambios de temperatura (urticaria colinérgica), por frío, por contacto con el agua (urticaria acuagénica) o por exposición solar (urticaria solar). Por último cuando no encontramos una causa concreta que ocasione la urticaria diremos que es idiopática.

Urticaria: Síntomas

Al entrar en contacto con algún elemento que puede producir urticaria, el organismo reacciona poniendo en marcha una serie de mecanismos que acaban produciendo los principales síntomas de la urticaria: el edema (hinchazón), el prurito (picor) y el eritema (enrojecimiento).  Cuando la afectación es de la dermis y de las mucosas, a veces sin habones, hablaremos de angioedema, presentándose una sensación de quemazón intensa, con un aumento de la temperatura corporal. Típicamente se afectarán los labios, los párpados, las orejas y la piel de las manos. En estos casos es más frecuente que exista compromiso de la respiración. No obstante, al ser un proceso alérgico y, por ello, complejo, a veces puede acompañarse de síntomas secundarios como: fiebre, taquicardia (palpitaciones), hipotensión (tensión baja), dolor de cabeza o de articulaciones, náuseas y vómitos, rinitis, asma, dolor abdominal…. En el caso de que aparecieran taquicardia, hipotensión y asma, el cuadro es especialmente grave y requiere una atención médica urgente.

Urticaria: Diagnóstico

Los síntomas que refiere el paciente de urticaria (ronchas asociadas a picor) son indicativos para el diagnóstico de la urticaria. En la mayoría de los casos, si el médico visualiza estas lesiones, el diagnóstico es prácticamente seguro. Resulta fundamental intentar averiguar la causa desencadenante del cuadro mediante la historia clínica. Cuando esto no se consigue, se pueden realizar pruebas cutáneas. Esto consistiría en administrar una dosis muy pequeña y controlada de un determinado alimento o de un medicamento, y observar en unos minutos la respuesta de la piel donde se ha depositado la gota.  En los análisis de sangre la cifra de eosinófilos puede estar elevada; además la determinación de algunos parámetros (anticuerpos antitiroideos, serologías…) pueden ayudar en la búsqueda de enfermedades o infecciones relacionadas con la urticaria. La biopsia de la piel es excepcional y se reserva para casos con mala evolución o nula respuesta al tratamiento.

Urticaria: Tratamiento

El primer pilar del tratamiento cuando se conoce el alérgeno o causa de la urticaria es evitar la exposición a éste. En algunos casos, como la urticaria por sol o por picaduras, algunas cremas solares o algunos repelentes proporcionan un tratamiento preventivo para estas personas. El tratamiento principal de la urticaria son los antihistamínicos, algunos de los cuales pueden ocasionar  somnolencia (los de primera generación, pero los de última generación tienen menos efecto sedante). En casos graves, extensos, y en angioedemas resulta preciso añadir corticoesteroides sistémicos (orales o intramusculares). Si se compromete la vía aérea debe administrarse adrenalina subcutánea.

Urticaria: Prevención

La urticaria no se puede prevenir realmente. Sin embargo, si ya se han sufrido episodios anteriores y se conoce el factor desencadenante se puede evitar el contacto directo para evitar el estímulo y prevenir un brote. Este es el caso de urticarias relacionadas con el consumo de un determinado fármaco o un alimento. Los casos de urticaria en los que no se conoce el factor desencadenante son difícilmente prevenibles. Algunos consejos para disminuir sus síntomas son: evitar las situaciones estresantes, evitar las prendas muy ajustadas o los baños muy calientes, refrescar las zonas afectadas e hidratar la piel y evitar el rascado de las lesiones (es mejor frotarlas, si se rascan pueden abrirse heridas y producirse infecciones en las mismas).
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR