Tularemia: Tratamiento

Tratamiento

El tratamiento es curar la infección con antibióticos, siendo la estreptomicina el fármaco de preferencia.

Para las lesiones cutáneas primarias, pueden ser beneficiosos los vendajes empapados en solución salina, que pueden disminuir la gravedad de la linfangitis y la linfadenitis.

El drenaje quirúrgico de los abscesos grandes rara vez es necesario, a menos que se haya retrasado el inicio de la terapia.

En la tularemia ocular, la aplicación de compresas de solución salina tibia y el uso de gafas oscuras brindan cierto alivio.

Las cefaleas intensas suelen responder a la administración de opiáceos orales, como oxicodona o hidrocodona con paracetamol.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR