Tuberculosis osteoarticular: Síntomas

Síntomas

Los síntomas de la tuberculosis osteoarticular en el inicio de la enfermedad suelen manifestarse de forma local. Por ejemplo: dolor óseo o articular, inflamación, aumento de volumen (edema), claudicación y limitación en los movimientos. Estos síntomas iniciales pueden mantenerse durante semanas o meses.

Los síntomas de tipo general son más infrecuentes y pueden suponer pérdida de peso, fiebre, letargia y debilidad.

En algunos casos puede presentarse con un absceso o una fístula e incluso con un proceso destructivo de la articulación y el hueso.

Esta enfermedad ha sido llamada la gran simuladora, ya que sus principales síntomas podrían confundirse con otras enfermedades como sinovitis, artritis reumatoide juvenil, osteomielitis y procesos neoplásicos, lo cual hace muy difícil su diagnóstico.  

Las partes del cuerpo donde se localiza la tuberculosis osteoarticular de forma más frecuente (80% de los casos) son:

  • Columna (espondilitis tuberculosa, o mal de Pott).
  • Cadera (coxitis tuberculosa).
  • Rodilla.

Otras localizaciones son:

  • Sacro ilíaca.
  • Tarso y carpo.
  • Hombro.
  • Codo.
  • Tobillo.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!