Tuberculosis osteoarticular: Prevención

Prevención

En general, la infección por tuberculosis se previene mediante las medidas higiénicas o de asilamiento que eviten el contagio de persona a persona. También está disponible la vacuna para determinadas personas de riesgo y personal sanitario.

Cuando a una persona cercana o un familiar se le diagnostica infección tuberculosa, se realiza un estudio para identificar los contagios y administrar un tratamiento antituberculoso o una quimioprofilaxis con medicamentos que impidan que se desarrolle la enfermedad. Una vez diagnosticada la enfermedad tuberculosa, es importante asegurar que el tratamiento elimina la bacteria del organismo para evitar el riesgo de desarrollo de tuberculosis crónica.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!