Traumatismo torácico

¿Qué es?

El traumatismo torácico es una lesión que se produce sobre las estructuras que forman el tórax por la parte externa (huesos, músculos…) y que puede repercutir en los órganos del interior de la cavidad torácica (pulmones, corazón, pleura, diafragma, tráquea, esófago, vasos sanguíneos y linfáticos, etc…).

Es una emergencia médica. Puede ser una causa de lesiones graves y de mortalidad.

Causas

El traumatismo torácico se puede producir por cualquier impacto sobre el tórax. Según el mecanismo de la lesión se puede clasificar en dos grandes grupos:
  • Traumatismo torácico contundente: una contusión o golpe, un accidente automovilístico (en un 70-80% de los casos), una caída desde gran altura, una agresión, etcétera.
  • Traumatismo torácico penetrante: con un arma blanca, una bala, fragmentos de explosiones o cualquier objeto que se introduzca accidentalmente el tórax.
La diferencia principal entre ambos es el tipo de repercusión sobre los órganos y estructuras anatómicas que pueda tener, así como las distintas evoluciones de mayor o menor gravedad. Según la localización principal de la lesión producida por el traumatismo torácico, éste se puede clasificar en: -Lesiones en la pared torácica
  • Contusiones o hematomas de la pared torácica
  • Fracturas de costilla
  • Tórax inestable
  • Fracturas del esternón
  • Fracturas de la clavícula
-Lesión pulmonar, del espacio pleural y las vías respiratorias
  • Contusión pulmonar
  • Laceración pulmonar
  • Neumotórax
  • Hemotórax
  • Hemo-neumotórax
  • Desgarros de la tráquea o los bronquios
-Lesión cardiaca y de los grandes vasos sanguíneos
  • Taponamiento cardíaco
  • Contusión miocárdica
  • Rotura traumática de aorta, lesión de aorta torácica
-Lesiones esofágicas -Lesión del diafragma -Lesiones de otras estructuras en el tronco

Traumatismo torácico: Síntomas

Los síntomas de un traumatismo torácico son variables según los órganos o estructuras afectados. Algunas manifestaciones comunes entre todos los tipos de traumatismo torácico son las que se derivan de la falta de suministro adecuado de oxígeno a los tejidos (hipoxia), el aumento del gas dióxido de carbono en la sangre por falta del correcto intercambio pulmonar de gases, y la descompensación del equilibrio ácido-base que produce acidosis. Esto se puede traducir en:
  • Dificultad respiratoria
  • Respiración acelerada y superficial
  • Mareo
  • Disminución del nivel de conciencia
En los traumatismos que afecten al sistema circulatorio (corazón y grandes vasos) se pueden desencadenar síntomas de hipotensión, shock, insuficiencia cardíaca, arritmias… Además en los traumatismos penetrantes se produce una herida con su consecuente sangrado.

Traumatismo torácico: Diagnóstico

El diagnóstico de un traumatismo torácico se realiza mediante los síntomas y signos de la exploración física y la historia clínica, además de las pruebas complementarias que puedan determinar el alcance y repercusiones de la lesión. Algunas pruebas pueden ser:
  • Radiografía de tórax
  • Electrocardiograma
  • Ecocardiograma
  • TAC torácico
  • Resonancia magnética torácica
  • Análisis de sangre
  • Gasometría arterial

Traumatismo torácico: Prevención

La prevención de un traumatismo torácico se basa en evitar el riesgo de que se produzcan los accidentes que pueden producir este tipo de lesión, y tomar siempre las medidas de seguridad adecuadas para cada tipo de actividad.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR