Traumatismo craneoencefálico: Prevención

Prevención

Las recomendaciones ante un traumatismo craneoencefálico moderado-grave son de vital importancia durante las 24 a 48 horas siguientes. Se debe vigilar:

  1. El estado de conciencia del paciente: si aparecen somnolencia o adormecimiento fuera de las horas habituales, falta de memoria,…
  2. Los cambios de carácter: irritabilidad o confusión.
  3. La aparición de vómitos o dolor de cabeza especialmente intenso.
  4. Desigualdad en el tamaño de las pupilas (normalmente las dos tienen el mismo tamaño).
  5. Alteraciones en la visión (ver doble o borroso…).
  6. Debilidad o adormecimiento en los brazos o en las piernas.
  7. Alteraciones del equilibrio (dificultad para caminar, inestabilidad, mareo…).
  8. Un pulso inferior a 60 latidos por minuto.
  9. Secreción de líquidos claros o sanguinolentos por los oídos o la nariz.
  10. Convulsiones.

Durante la noche, después del accidente, se debe despertar al paciente cada dos o tres horas y hablar con él (preguntarle cómo se llama, si recuerda lo que pasó…).

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!