Traumatismo craneoencefálico

¿Qué es?

El traumatismo craneoencefálico puede definirse como cualquier lesión física o deterioro funcional de contenido craneal secundario a un intercambio brusco de energía mecánica. Esta definición incluye a todas aquellas causas externas que pudiesen causar conmoción, contusión, hemorragia o laceración del cerebro, cerebelo y tallo encefálico.

Clasificamos el traumatismo craneoencefálico (TCE) según la gravedad en:

  • Grado I ó TCE leve (GCS 14-15): Paciente alerta y orientado, sin déficit neurológico. Puede haber fractura, amnesia postraumática ó pérdida de conciencia.
  • Grado II ó TCE moderado (GCS 13-9): Disminución del nivel de conciencia leve (con respuesta a órdenes simples) o alerta con déficit neurológico. Puede haber fractura, amnesia postraumática ó pérdida de conciencia.
  •  Grado III ó TCE grave (GCS 3-8): Disminución importante del nivel de conciencia (sin respuesta a órdenes verbales).

La escala de Glasgow (GCS) se utiliza para cuantificar la gravedad del paciente; está compuesta por la exploración y cuantificación de tres parámetros: la apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora. La puntuación obtenida para cada uno de los tres se suma, con lo que se obtiene el puntaje total. El valor más bajo que puede obtenerse es de 3 (1 + 1 + 1), y el más alto de 15 (4 + 5 + 6).

Causas

Las causas comunes de traumatismo craneal  son muy diversas, entre ellas se encuentran:
  • Los accidentes laborales, en el hogar, al aire libre o al practicar deportes
  • Las caídas
  • La agresión física
  • Los accidentes de tráfico  

Traumatismo craneoencefálico: Síntomas

Los síntomas dependen del tipo de traumatismo craneoencefálico, de  la parte del cerebro que esté afectada y de la gravedad de la lesión. Con un traumatismo cerebral leve el paciente puede permanecer consciente o puede perder el conocimiento durante unos segundos o minutos.  Otros síntomas del TCE leve incluyen dolor de cabeza, vómitosnáuseas, falta de coordinación motora, mareos, dificultad para el equilibrio, visión borrosa, ojos cansados, acúfenos, letargo y los cambios en los patrones de sueño. Los síntomas cognitivos y emocionales incluyen cambios de comportamiento o estado de ánimo, confusión y problemas de memoria, concentración, atención, o razonamiento. Una persona con un TCE moderado o grave puede tener un dolor de cabeza que no desaparece, vómitos repetidos, náuseas, convulsiones, incapacidad para despertar, dilatación de una o ambas pupilas, dificultad para hablar, afasia (dificultad para encontrar palabras), disartria (debilidad muscular que causa trastornos del habla), debilidad o entumecimiento en las extremidades, pérdida de coordinación, confusión, inquietud o agitación. 

Traumatismo craneoencefálico: Diagnóstico

El diagnóstico del TCE es clínico y se basa en gran medida en la historia obtenida del paciente y de cualquier testigo. Los diagnósticos con presentaciones similares incluyen convulsionessíncope, intoxicaciones, la ansiedad y otros trastornos psiquiátricos. Existen varios criterios clínicos orientados al diagnóstico de TCE. La evaluación radiológica inicial es la misma que para cualquier paciente con trauma: radiografía (Rx) de tórax, de pelvis y de columna cervical.El estudio de neuroimagen de elección en el TCE es TAC de cabeza sin contraste. No todos los paciente con TCE necesitan un TAC, estos dependerá del mecanismo de lesión, de la gravedad del TCE y de los antecedentes del paciente.

Traumatismo craneoencefálico: Tratamiento

Manejo del TCE Leve: Los pacientes con trauma craneal leve (Glasgow de 14 o 15), deben permanecer en observación un mínimo de 6 horas, recibiendo  tratamiento analgésico y antiemético si lo precisan y fluidoterapia o dieta líquida. Durante este tiempo se deberá vigilar la existencia de cualquier dato de focalidad neurológica o disminución del nivel de conciencia. La indicación de realizar o no TAC craneal dependerá de si tienen un riesgo leve o moderado de lesiones intracraneales. Pasadas 6 horas sin que haya existido deterioro, y si no se han encontrado hallazgos en la TAC craneal en caso de que se haya realizado, puede ser enviado a casa para observación domiciliaria con una hoja de recomendaciones a seguir en caso de deterioro. Manejo del TCE moderado y grave: A todos los pacientes con trauma craneal moderado se les realizará una TAC craneal urgente y deben permanecer en observación hasta que recuperen un buen nivel de conciencia. Debe repetirse la TAC craneal a las 12 horas si el paciente no ha recuperado una puntuación en la ECG de 14 o 15 o en cualquier momento si el paciente presenta un deterioro neurológico. En caso de que presente lesiones en la TAC craneal deberá consultarse con el neurocirujano de guardia. El manejo de los pacientes con TCE severo debe realizarse en una UCI, donde se estabilizará al paciente (intubación, estabilización hemodinámica, sedación), se realizará screening de lesiones asociadas y se corregirán situaciones de riesgo vital. Cuando existan lesiones de cuero cabelludo importantes, si no hay fractura subyacente deben ser desbridadas, irrigadas y suturadas. Siempre se recomienda vacunación antitetánica y antibióticos profilácticos si la herida está contaminada

Traumatismo craneoencefálico: Prevención

Las recomendaciones ante un traumatismo craneoencefálico moderado-grave son de vital importancia durante las 24 a 48 horas siguientes. Se debe vigilar:
  1. El estado de conciencia del paciente: si aparecen somnolencia o adormecimiento fuera de las horas habituales, falta de memoria,...
  2. Los cambios de carácter: irritabilidad o confusión.
  3. La aparición de vómitos o dolor de cabeza especialmente intenso.
  4. Desigualdad en el tamaño de las pupilas (normalmente las dos tienen el mismo tamaño).
  5. Alteraciones en la visión (ver doble o borroso...).
  6. Debilidad o adormecimiento en los brazos o en las piernas.
  7. Alteraciones del equilibrio (dificultad para caminar, inestabilidad, mareo...).
  8. Un pulso inferior a 60 latidos por minuto.
  9. Secreción de líquidos claros o sanguinolentos por los oídos o la nariz.
  10. Convulsiones.
Durante la noche, después del accidente, se debe despertar al paciente cada dos o tres horas y hablar con él (preguntarle cómo se llama, si recuerda lo que pasó...).

Testimonios

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR