Trastorno obsesivo-compulsivo

¿Qué es?

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es una enfermedad mental crónica en que la persona sufre obsesiones y compulsiones.

Una obsesión es un pensamiento, sentimiento, idea o sensación de forma intensa y repetitiva, que se alivian al realizar una compulsión.

Una compulsión es un comportamiento repetitivo o indeseable que ocurre e forma impulsiva por un pensamiento obsesivo.

La mayoría de  casos aparecen antes de lo 30 años.

Causas

La causa de trastorno obsesivo compulsivo no se conoce con exactitud. Hay factores que influyen en su aparición como:
  • Factores genéticos y antecedentes familiares de TOC
  • Antiguas lesiones cerebrales
  • Antiguas infecciones cerebrales
Se debe descartar que los síntomas no se puedan atribuir a ninguna otra enfermedad ni al consuo de drogas.

Trastorno obsesivo-compulsivo: Prevención

No se conoce una prevención del trastorno obsesivo compulsivo.

Trastorno obsesivo-compulsivo: Síntomas

Los síntomas del trastorno obsesivo compulsivo son muy diversos según cada persona, pero tienen en común que provocan gran sufrimiento e interferencias con la vida cotidiana. La persona que lo sufre es capaz de reconocer que su comportamiento es irracional o excesivo. Algunos ejemplos de obsesiones y compulsiones son:
  • Revisar y volver a revisar cosas de la casa, por ejemplo: abrir y cerrar las luces, las puertas, la llave del gas…
  • Contar números y cantidades de todas las cosas
  • Lavarse de forma repetitiva las manos o el cuerpo por miedo a los gérmenes.
  • Limpiar objetos o la vivienda repetidamente aunque estén limpios.
  • Repetir palabras o rezos de forma silenciosa una y otra vez

Trastorno obsesivo-compulsivo: Tratamiento

El tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo es combinado entre medicamentos psicofármacos y terapia psicológica (psicoterapia). Los medicamentos más utilizados pueden ser antidepresivos, ansiolíticos, antipsicóticos y estabilizadores del estado del ánimo. Su objetivo es controlar tanto los pensamientos obsesivos como las compulsiones estabilizando la bioquímica del cerebro y el correcto funcionamiento de los neurotransmisores. La psicoterapia de tipo cognitivo conductual ha demostrado ser efectiva en el tratamiento del TOC. La persona aprende de forma gradual a tolerar la ansiedad del pensamiento obsesivo y a controlar el impulso de realizar el acto compulsivo. También facilita reducir el estrés y resolver conflictos internos.

Trastorno obsesivo-compulsivo: Diagnóstico

El diagnóstico del trastorno obsesivo compulsivo es fundamentalmente clínico por la descripción de los comportamientos. Existen tests psiquiátricos específicos para evaluar el TOC y poder hacer un seguimiento de su gravedad y evolución. Es necesario evaluar si existen otros trastornos psiquiátricos simultáneos. También es necesario descartar otras enfermedades que puedan confundirse con un TOC pero que no sean de causa psiquiátrica sino física.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR