Trastorno delirante: Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico del trastorno delirante se basa en la historia clínica, exploración física, entrevista psicológica y descartar otras posibles causas.

Existen una serie de criterios diagnósticos que permiten clasificar el trastorno y diferenciarlo de otras enfermedades psíquicas o mentales. Por ejemplo:

- Presencia de ideas delirantes.

- No se cumplen criterios de esquizofrenia.

- No hay un deterioro psicosocial.

- No hay otra causa que lo justifique.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR