Trastorno adaptativo

¿Qué es?

El trastorno adaptativo o trastorno de adaptación es un conjunto de síntomas de tipo depresivo o ansioso, que aparece en respuesta a acontecimientos estresantes de la vida cotidiana. También se conocen como trastornos reactivos porque ocurren como reacción a ese acontecimiento o factor estresante.

Estos síntomas aparecen durante los 3 meses siguientes al inicio del factor estresante. Además, se pueden presentar a cualquier edad y son muy frecuentes en la población general.

Causas

La causa principal de un trastorno adaptativo es un acontecimiento vital estresante, que puede ser diferente para cada persona. En general se trata de algo, un suceso o una vivencia, que supera a aquello que cada persona puede manejar con sus propios recursos psicológicos o físicos habituales y que afecta al funcionamiento global de la persona, provocando un deterioro significativo de su actividad social, profesional o académica. Dicho en otras palabras, a partir de un episodio vital estresante, la persona presenta ciertos síntomas relacionados con ansiedad y/o depresión que se producen porque la persona está teniendo dificultades para hacer frente a esa nueva situación, y la reacción es más fuerte de lo que se espera para el tipo de situación que ha ocurrido. Existe tanta diversidad en los acontecimientos estresantes que desencadenan un trastrono adaptativo, como personas hay que lo sufren. Algunos ejemplos de los factores estresantes más habituales en personas de cualquier edad pueden ser: - La muerte de un ser querido. - Un divorcio o problemas en las relaciones de pareja. - Cambios vitales. - Enfermedades o problemas de salud propios o de un ser querido. - Mudanzas. - Vivir una catástrofe. - Preocupaciones sobre el dinero. En caso de los adolescentes o los adultos jóvenes, hay alguna variación en los factores estresantes que pueden desencadenar un trastorno adaptativo, por ejemplo: conflictos familiares, problemas en la escuela o instituto, inquietud por asuntos de sexualidad, etc.

Trastorno adaptativo: Síntomas

El trastorno adaptativo puede manifestarse con una gran variedad de síntomas, por ejemplo:
  • Síntomas relacionados con el estado del ánimo: desesperanza, tristeza, labilidad emocional, preocupación excesiva, ansiedad, tensión, nerviosismo, llanto frecuente
  • Síntomas relacionados con la conducta: reacción contra las reglas impuestas, agresividad, actitud desafiante, comportamiento impulsivo
  • Síntomas relacionados con las relaciones sociales: aislamiento social, inhibición, timidez excesiva.
  • Síntomas físicos: insomnio, agitación, palpitaciones, dolores de cabeza, molestias abdominales, dolores musculares, temblores, etc
Para considerarse como síntomas de trastorno adaptativo, estos deben ser lo suficientemente graves como para afectar a la vida cotidiana de la persona y a sus esferas de ocupación y relaciones, es decir, que le impidan llevar adelante su vida normal mientras el trastorno tiene lugar.

Trastorno adaptativo: Diagnóstico

El diagnóstico de un trastorno adaptativo se realiza en base a los síntomas que presenta la persona, y que manifiesta o relata durante la entrevista clínica y exploración física. Existen una serie de criterios clínicos que se deben cumplir para diagnosticar este trastorno:
  • Los síntomas ocurren claramente después de un hecho estresante, casi siempre al cabo de tres meses desde el inicio de este acontecimiento vital.
  • Los síntomas son más graves de lo que cabría esperar como reacción a ese acontecimiento.  
  • Se descartan otros tipos de trastorno o enfermedades que puedan estar involucradas en la aparición de los síntomas.
  • Los síntomas no son parte del proceso de duelo normal por la muerte de un ser querido.
  • En ocasiones, los síntomas pueden ser lo suficientemente graves como para ocasionar pensamientos o tentativas suicidas.
En general, el médico realiza una evaluación de la salud mental para orientar el diagnóstico del trastorno, y  se puede remitir al especialista en psiquiatría para confirmar el diagnóstico con pruebas y tests más específicos.

Trastorno adaptativo: Tratamiento

En el trastorno adaptativo con estado de ánimo depresivo o mixto de ansiedad y depresión, el tratamiento de elección es la psicoterapia cognitiva o cognitiva-conductual. En resumen, durante todo el tiempo que dure la psicoterapia, el terapeuta ayuda a reconocer los sentimientos y pensamientos negativos que se producen en la persona, y después orienta para que la persona aprenda sobre cómo transformarlos en pensamientos útiles y acciones saludables. El principal objetivo es aliviar los síntomas y recuperar el nivel de funcionamiento vital que la persona tenía anteriormente al inicio del trastorno. Lo que, a grandes rasgos, la psicoterapia intenta conseguir es que la persona logre adaptarse adecuadamente a su nueva situación vital, o bien que consiga suprimir el factor estresor. Con el tratamiento intenta proporcionar un contexto seguro en cualquier momento, en el que la persona pueda afrontar la situación adversa y aprender a manejar y regular las emociones negativas asociadas a esa situación. Se pretende que la persona supere el acontecimiento estresante y las consecuencias que esto ha supuesto en su vida, y también que obtenga un aprendizaje de lo sucedido, de forma que salga fortalecida y sea capaz de identificar o cambiar sus respuestas a cualquier otro factor estresante en su propia vida. Otros tipos de terapia pueden ser:
  • Terapia a largo plazo donde la persona explora sus pensamientos y sentimientos durante muchos meses.
  • Terapia familiar donde el tratamiento terapéutico se realiza junto con la propia familia.
  • Grupos de autoayuda.
También se pueden prescribir medicamentos combinados con algún tipo de psicoterapia. Los medicamentos permiten ayudar a los síntomas de tipo físico, la ansiedad, la depresión o el insomnio asociados al trastorno. El pronóstico del trastorno adaptativo con un tratamiento adecuado es que se pueda resolver antes de unos 6 meses, excepto si el factor estresante se sigue presentando.

Trastorno adaptativo: Prevención

En el trastorno adaptativo no existe ninguna forma de predecir qué tipo de personas afectadas por el mismo tipo de estrés son las que van a desarrollar el trastorno. Influyen de forma determinante las habilidades sociales que la persona haya adquirido antes del evento estresante, y también la forma en la que cada persona haya aprendido a manejar el estrés en el pasado. Estas capacidades pueden jugar un papel importante tanto para favorecer que se desencadene el trastorno, como para prevenirlo y superar la situación.
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR